Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad
Aída en el primer largo

Pared Negra de Orihuela. Directísima 6a, 140m

Escalada en Alicante

La Directísima, que ostentó durante mucho tiempo el título de la más difícil de la zona, es la vía más famosa de la Pared Negra de Orihuela y la que más me ha gustado de todas las que he escalado aquí. A pesar de su escasa longitud es variada y combina pasos de placa y diedros, en roca caliza de excepcional adherencia.

La idea de venir a la Pared Negra de Orihuela es de José Luis que propone la vía Quiles-Pomares o Pumy (6b, 135m), pero como al final nos juntamos cinco escaladores, formamos dos cordadas y decidimos ir por vías distintas aunque cercanas. Él, Javi y Luis, forman una de las cordadas y escalan esa vía. Aída y yo que formamos la otra, nos decidimos por la Directísima (6a, 140m).

Pared Negra de Orihuela Croquis de la vía Directísima en la Pared Negra de Orihuela (Alicante)
Pared Negra de Orihuela y croquis de la Directísima.
Desliza el manejador arriba o abajo para ver una u otra imagen

Con todos, excepto Javi, he hecho actividades antes: con José Luis la vía Todos los Santos en Redován; con Luis la Jabugo en el Cabeçó d’Or y la Ferrata del Ponoig; con Aída, además de deportiva en varias ocasiones las vías Rafael Gutiérrez y Chica Sputnik también en el Cabeço.

Es domingo, son las 8:30h y los cinco nos encontramos en el parking de la Pared Negra, somos los únicos, aunque a lo largo del día irá viniendo gente. El sol aún no ha empezado a calentar y la temperatura es baja. Preparamos el material y nos dirigimos a paso tranquilo al pie de las paredes.

José Luís en la primera reunión de la Quiles Pomares o Pumy (Pared Negra de Orihuela)
José Luís en la primera reunión de la Quiles Pomares o Pumy

Directisima (6a, 140m)

Vía abierta los días 16 y 17 de enero de 1971 por los siguientes escaladores de reconocido talento: Miguel Ángel García Gallego, Juan Carrillo y Carlos del Campo. Su buen hacer se nota durante todo el recorrido.

Material

Todas las reseñas dicen que la vía está equipada pero la realidad es que hay tramos bastante largos limpios o con seguros viejos cuya fiabilidad es más que dudosa. La tercera reunión, en la que hay un parabolt y un viejo clavo, hay que reforzarla. La cuarta más vale saltarsela porque no creo que aguante ni la caída de un segundo.

Nosotros llevamos:

Con el tema de la cuerda he tenido dudas hasta el último momento. Las cuerdas dobles de 60 metros aportan seguridad y facilitan un posible abandono, pero dado que nuestros compañeros van por la vía de al lado con cuerdas de 60 y que los rápeles de bajada no superan los 30 metros, me decido por la la ligereza de una sola cuerda. Le consulto a Aída y ella también prefiere la de 70 de deportiva.

Acceso

Desde Alicante seguimos la autovía A-7/E-15 hasta la salida 545 (Orihuela – Benferri). Aquí tomamos la carretera CV-930 dirección Orihuela. Ésta nos conduce a la nacional N-340 por la que continuamos en dirección a Murcia. 

Justo antes del túnel, vemos a mano izquierda el parking de la Pared Negra, conocido como Mirador del Palmeral. Como está prohibido girar, continuamos hasta la siguiente rotonda y volvemos, así evitamos la infracción.

Aproximación

Desde el aparcamiento y cruzando la carretera tomamos la senda evidente que conduce hasta la base de la cueva. Continuando a la derecha y después de alguna trepa aislada llegamos al pie de vía.

Directisima, la escalada

Escalo la vía íntegramente como primero de cuerda y me alegro porque todos los largos me parecen chulísimos. Los que más me gustan son el segundo y especialmente el cuarto.

L.1 (V+, 40m): El sector en que nos encontramos resulta algo caótico en lo que a re equipamientos y nuevas aperturas se refiere. Algunas vías pisan a otras lo que genera confusión. Recuerdo que cuando escalé la Gallego – Carlos tuve dudas sobre la continuidad de la vía, y en menor medida me ocurre lo mismo en algunos puntos de esta.

Prueba de este pequeño caos es el pie de vía, que está poblado por un montón de inscripciones y no está claro cuales hacen referencia a las vías.

Sea como fuere, el inicio de la Directísima se encuentra entre las vías Sandra Millenium (inscripción SM) y Teo (inscripción TEO). Comienzo a escalar siguiendo la línea de parabolts a la altura de una inscripción que dice “IrLES”. 

Con pocos metros ascendidos se me presentan las primeras dudas que José Luís, que está comenzando la Pumy, me ayuda a solventar. Básicamente se trata de seguir recto y pasar unos matorrales por la izquierda hasta llegar a la reunión equipada con dos parabolts.

L.2 (V+, 35m): El largo sale por la placa vertical que hay encima de la reunión. Tras realizar algún paso técnico llego a una preciosa laja que da acceso a una terraza donde está la reunión junto a la inscripción «VIVAC». Largo estético con algún paso atlético.

L3 (6a, 25m): Escalo ligeramente hacia la derecha cruzando unas placas y unos pequeños diedros. El paso más complicado (técnico de placa) está al comienzo del largo, luego la progresión se hace más fácil aunque también menos evidente. La primera parte está equipada con parabolts, la segunda tiene unos viejos y poco fiables clavos. La reunión que solo tiene un parabolt, la refuerzo con uno de los Aliens. 

Aída en el tercer largo de la Directísima (Pared Negra de Orihuela)
Aída escala el tercer largo

L4 (6a, 40m): Mientras aseguro el tercer largo de Aida, me dedico a escudriñar la pared buscando algún parabolt que me indique la continuidad de la vía. El final de la misma está claro, por el lateral derecho del muro que tengo en la vertical varios metros más arriba y en el que brillan los seguros de la Somnis. Lo que no tengo tan claro, es si debo acceder a dicho muro por la izquierda o la derecha.

Me cuesta un rato encontrarlos. Primero veo los de la Somnis que va a la izquierda, después, en la vertical de la reunión los que corresponden a la Directísina. No obstante, cuando Aida llega a la reunión, sacamos el croquis de la mochila para confirmarlo. Efectivamente la Directísima sale ligeramente a la derecha para continuar recto. 

Me pongo en marcha. Tras superar la placa llego a unos preciosos diedros cuya escalada disfruto un montón. Se trata de un tramo de unos 15 metros en los que no hay ni un seguro. Ahora es cuando agradezco haber traído el semáforo de Aliens y el Totem Cam del 1. Excepto el Alien que he dejado en la reunión los uso todos.

Llego a una terraza al pie de un muro vertical a cuya derecha está el diedro de salida. Aquí se supone que se puede montar una reunión, pero más vale llevar material propio, porque el ala de mosca y el clavo roñoso que hay, dudo que aguanten a un segundo de cuerda, a un primero por descontado que no. Como no me queda material flotante ni me lo planteo, continuo hacia arriba.

Me interno de lleno en el diedro, estético y con gran ambiente cuyos aperturistas graduaron como 6a/+. Salgo del diedro y poco después llego a la reunión en una terraza. 

Esta última reunión se encuentra en el camino de bajada de todas las vías del sector que se sitúan a la izquierda de la Directísima.

Mientras aseguro a Aída, pasa Francisco Durá Perleta, el que fuera durante bastantes años presidente de la Federació d´Esports de Muntanya i Escalada de la Comunitat Valenciana y miembro en activo de la Escola Valenciana d´Alta Muntanya. Acaba de escalar con tres amigos la vía Derecha del Espolón. Es curioso, hace unos años me lo encontré aquí mismo cuando él terminaba de escalar la Somnis. Nos saludamos e intercambiamos un par de frases antes de que continúen su camino de vuelta.

Descenso

Cuando Aída llega recogemos, descansamos un rato disfrutando de las vistas de la Vega Baja y sus huertas, y emprendemos la bajada. Caminamos a mano derecha siguiendo los hitos que conducen al collado que separa la Pared Negra del Triángulo Rojo, aquí hay una plataforma de rápel. Son 20 metros que terminan en una gran terraza conocida como la Plaza de Miguel Hernández.

Aída y Pels en lo alto de la Pared Negra de Orihuela después de escalar la vía Directísima
Aída y yo tras escalar la vía

Recorremos la terraza hasta localizar un pasamanos de acero que nos lleva al segundo rápel. 30 metros después estamos en la base de la pared.

Terminamos de recoger lo que habíamos dejado a pie de vía, y siguiendo el camino por el que vinimos por la mañana llegamos al parking.

Colofón

Aída vuelve a casa porque tiene obligaciones, pero el resto nos vamos, por sugerencia de José Luís, al bar del Camping Las Palmeras en Crevillente. Allí festejamos la magnífica escalada con varias cervezas que entran como agua en nuestros sedientos cuerpos. Sobre la vuelta a casa con Luís y Javi y los efectos de la cerveza voy a omitir los detalles, aunque daría para otro artículo.

Probablemente esta ha sido la escalada que más he disfrutado del año. No sé si ha sido la vía o yo mismo que me he visto fino y centrado. Sea como sea, esta es una vía excepcional y muy recomendable.

En cuanto a mis compañeros, con Aída he disfrutado de la escalada y con José Luís, Javi y Luís de las cervezas en el bar, ellos tres también han hecho otra buena vía, la Pumy que espero poder escalar y contar por aquí en breve.

Galería de fotos

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 140 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 4
Dificultad Dificultad 6a/+
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Sierra de Orihuela (Vega Baja)
Lugar donde se realizó la actividad Pared Negra de Orihuela
Tiempo durante la actividad Despejado. Frío a primera hora, agradable después

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 140 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 4
Dificultad Dificultad 6a/+
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Sierra de Orihuela (Vega Baja)
Lugar donde se realizó la actividad Pared Negra de Orihuela
Tiempo durante la actividad Despejado. Frío a primera hora, agradable después