Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad

1. Historia y definición

El desarrollo histórico de los deportes de montaña es relativamente reciente. En la antigüedad, los habitantes de los valles sentían gran temor por las montañas que imaginaban pobladas de animales salvajes, espíritus y demonios. Eran además la morada de los dioses.

Por otra parte, la lucha por la supervivencia era suficientemente dura como para dedicarse a ascender montañas. Aunque por ese mismo motivo, la supervivencia, en ocasiones se veían arrastrados a sus cumbres. De hecho, los primeros que se atrevieron a ascender a las cimas fueron pastores, cazadores e incluso exploradores. Así lo corrobora Ötzi, la momia de un hombre que falleció hacia el 3255 a. C. a la edad de 46 años en el macizo de los Alpes. El estudio de su cadáver indica que posiblemente murió al ser sorprendido por una tormenta mientras buscaba un nuevo paso para cruzar la montaña.

Puede decirse que el montañismo, término este algo ambiguo que con el paso del tiempo se diversifica, nació el 26 de abril de 1336 cuando el poeta italiano Francesco Petrarca coronó el Monte Ventoux para observar el paisaje desde lo alto y así redactar una crónica.

Varios siglos después, Horace-Bénédict de Saussure (aristócrata, naturalista, geólogo y erudito ginebrino) movido por su insaciable curiosidad por las ciencias naturales, ofreció un premio en metálico a quienes alcanzaran la cima del Mont Blanc (4.810 m) por primera vez.

Así, el 8 de agosto de 1786 Jacques Balmat y Michel-Gabriel Paccard coronan por primera vez dicha cima. Una auténtica proeza para la época que marca el nacimiento del alpinismo.

En sus orígenes, cuando los términos excursionismo, exploración y escalada estaban íntimamente ligados, alpinista era aquel que recorría los Alpes. Con el tiempo el concepto ha evolucionado, al igual que la propia actividad (aún hoy sigue haciéndolo).

Una definición muy básica, aunque bastante acertada podría ser: actividad de subir montañas por el placer de hacerlo. Aunque también es el conjunto de técnicas, conocimientos y habilidades orientadas a la realización de este objetivo.

Alpinismo en Sierra Nevada. Raspa de los Acucaderos con la Alcazaba detrás
Raspa de los Acucaderos con la Alcazaba detrás, Alpinismo en Sierra Nevada

2. Deporte y montaña

No cabe duda de que el alpinismo, en su aspecto puramente físico, pertenece al mundo del deporte. Pero esta actividad tiene, al igual que cualquier otro deporte que se desarrolla en las montañas, un marcado carácter cultural e incluso espiritual.

Es mucho más que un deporte ya que es una extensión de la actividad de exploración llevada a cabo por el ser humano desde sus orígenes. El alpinismo auna viajes, encuentros, búsqueda de la realización personal, conocimiento de uno mismo y los propios límites, amistad… Para quienes lo practican, es un estilo de vida y una forma de experimentar e interpretar el mundo que los rodea.

Exige conocimiento del medio natural en el que se desarrolla y pone, a quien lo practica, en contacto directo con la naturaleza salvaje.

Un buen alpinista debe conocer y practicar un amplio abanico de especialidades que incluyen: escalada en roca, hielo o terreno mixto (aquel que combina roca y hielo), esquí de montaña y orientación.

3. Otros términos

Existen otros términos para designar al alpinismo que derivan de los nombres de las cadenas montañosas donde se practican. Me refiero a andinismo por los Andes, e himalayismo por el Himalaya. Son sinónimos de alpinismo de altura, aunque alpinismo es el más utilizado, ya que la actividad montañista moderna se originó en los Alpes.

Incluso es habitual escuchar el término pirineísmo que vendría a ser la actividad montañera que se lleva a cabo en los Pirineos y por extensión pirineistas son los que la practican de un modo habitual. Vendría a ser el «alpinismo» de los Pirineos.

Tres de estos términos están recogidos por la Real Academia de la Lengua que así los define:

  • Alpinismo: Deporte que consiste en la ascensión a las altas montañas.
  • Andinismo: Deporte que consiste en la ascensión a los Andes y a otras montañas altas.
  • Pireneísmo o Pirineísmo: Deporte que consiste en la ascensión a los montes Pirineos.

Me gustaría acabar diciendo que cada lugar tiene su montaña y su alpinismo particular, y la labor del alpinista consiste en saber escoger las técnicas y los caminos que le permitan disfrutar al máximo del momento.

4. Reseñas de alpinismo que puedes leer en este blog

Corredor oeste del Pico Otal. Estrechamiento y resalte de hielo

Corredor oeste del Pico Otal

El Pico Otal, cuya cima piramidal se eleva cerca de 1.500 metros desde el valle de Bujaruelo, es la segunda cima más alta de la Sierra Tendeñera en el Pirineo aragonés. Se trata de un monte poco frecuentado por tres motivos: está aislado, subirlo desde cualquiera de sus vertientes es una tarea exigente y no supera los 3.000 metros de altura. En este artículo cuento la escalada invernal de su corredor oeste y la posterior bajada por el corredor este hacia Bujaruelo.

Leer más