Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad
Simón remando muy cerca del Peñón de Ifach

Paddle surf en Alicante. Bahía de Calpe y vuelta al Peñón de Ifach

Paddle surf Alicante

En la última ruta de paddle surf que hice, la travesía por la Sierra de Toix, llegué con Javi hasta la playa de Puerto Blanco y la actividad que voy a contar empieza precisamente aquí.

Durante aquella ruta hablamos de hacer toda la Costa Blanca en paddle surf. Sin duda un objetivo ambicioso, pero no tenemos prisa.

En esta ocasión vamos a cruzar toda la bahía de Calpe y el Peñón de Ifach para terminar en la playa de la Fossa, luego volveremos al punto de partida. Lo decía Javi y tiene razón, como sigamos así vamos a recorrer la costa de Alicante dos veces, una de ida y otra de vuelta.

Esta vez no vamos solos, nos acompañan Simón y Ferruño (con quienes hice la travesía en paddle surf Santa Pola Tabarca), y Paco un nuevo fichaje.

A las 7:00h quedamos en Muchamiel Javi, Paco y yo, y a las 7:30h lo hacemos con Simón y Ferruño en Puerto Blanco de Calpe desde donde vamos a empezar.

Puerto Blanco es una dársena deportiva de 110 amarres que lleva tres años abandonada. Aunque el pasado 6 de marzo la conselleria de Obras Públicas sacó a licitación la concesión para la construcción y explotación de esta instalación náutica, no se ve signo alguno de obra o movimiento, quizá aún es pronto o quizá no ha habido empresas interesadas en este proyecto. Lo cierto es que da pena ver un sitio con este potencial totalmente abandonado.

Remando con el Peñón de Ifach detrás
Remando con el Peñón de Ifach detrás

A Puerto Blanco se llega desde la N-332. Yendo de Altea a Calpe tras pasar los túneles de Mascarat hay que coger el primer desvío a la derecha, la entrada de la urbanización Maryvilla. Es prácticamente el mismo acceso que el que conduce al sector este de la Sierra de Toix, el que cogí con Sento cuando vine a escalar la Horst, solo que, después de cruzar la sierra por la calle que discurre paralela al cordal, en lugar de desviarnos a la derecha, lo hacemos a la izquierda tomando una pronunciada cuesta hacia abajo. En la urbanización hay varias señales que indican el camino a seguir.

Travesía en paddle surf bahía de Calpe – Peñón de Ifach

Son las 8:10 horas cuando empezamos a remar con la vista puesta en el Peñón de Ifach. Su silueta es como un imán y nos dirigimos hacia allí prácticamente en línea recta alejándonos bastante de la costa. Navegamos tranquilamente por el medio de la bahía de Calpe.

Teníamos en mente ir cerca de las distintas playas junto a las que pasamos (Arenal-Bol, Cantal Roig, etc) y hacer al menos una parada en los Baños de la Reina, pero la atracción del Peñón es muy grande, así que ya lo haremos a la vuelta.

Paco remando con la vista puesta en el Peñón de Ifach
Paco remando con la vista puesta en el Peñón de Ifach

El mar está como un plato y no hace viento por lo que en menos de una hora recorremos las 2,5 millas que tiene la bahía de Calpe y llegamos junto a la Cala del Racó en la falda de este magnífico promontorio calizo de 332 metros de altura.

Vamos bordeando el paseo ecológico hasta que las paredes del peñón se precipitan al mar e impiden su continuidad. En este punto comienza, entre otras la vía Nautilus de la que, unos metros más adelante, Javi y Ferruño van a escalar un pequeño tramo.

Se trata de una vía de psicobloc que discurre en travesía paralela al mar y que recorre todo el perímetro del Peñón de Ifach.

El psicobloc es una variante de la escalada que se realiza en paredes que están sobre el agua, en este caso el mar. No se utiliza cuerda para proteger una eventual caída sino que se aprovecha el agua para amortiguar.

El Peñón es ideal para esta práctica y Ferruño que ya ha realizado la travesía completa en otra ocasión se ha traído los pies de gato para practicar un poco. Javi por su parte lo hace descalzo. Mientras ellos escalan el resto les animamos desde el mar.

Simón observa a Javi hacer psicobloc en el Peñón de Ifach
Simón observa a Javi haciendo psicobloc en el Peñón de Ifach

Tras esta parada continuamos nuestra ruta bordeando por completo el Peñón de Ifach. Al cambiar la orientación, a este primero y norte después, el sol, del que estábamos protegidos hasta ahora, comienza a apretar con fuerza. Aún así no paramos de remar hasta llegar a nuestro destino la playa de Levante o La Fossa. Aquí hacemos una segunda parada en la que aprovechamos para comer algo de fruta e hidratarnos.

Tras reponer fuerzas nos ponemos en marcha ahora ya de vuelta. Remamos hacia las paredes del Peñón y echamos el ancla en un punto por el que hemos pasado a la ida y que nos ha llamado la atención porque tiene muy buena pinta para bucear, actividad que disfruto tanto como el paddle surf.

Alrededor del Peñón de Ifach hay excelentes sitios no solo para practicar snorkel, también para inmersiones con botella. De hecho a escasos metros de donde nos encontramos hay una embarcación con un grupo que está haciendo una inmersión en una zona conocida como los Arcos.

Nosotros solo llevamos aletas, gafas y tubo, pero es suficiente para disfrutar de estas transparentes aguas que están protegidas bajo la figura de Parque Natural.

Ferruño bucenado
Ferruño bucenado

Este Parque Natural con apenas 45 hectáreas protegidas es el de menor extensión de la Comunidad Valenciana y uno de los más pequeños de Europa. Sin embargo más de 100.000 personas se acercan a conocerlo cada año siendo el más visitado de la Comunidad Valenciana.

El túnel de su cara norte, que permite el acceso a la cumbre del Peñón de Ifach es en parte culpable de este hecho. Lo construyó a base de dinamitar la montaña uno de los propietarios que tuvo el Peñón, que hasta 1987, año en que se creó el Parque Natural, estuvo en manos privadas.

Gracias a esta figura bajo la que se encuentra protegido podemos disfrutar de sus aguas llenas de vida.

Tras la inmersión volvemos a nuestras tablas de paddle y continuamos la ruta.

Al llegar a la punta este del Peñón vemos que está empezando a levantar viento sur. No nos pilla por sorpresa, la meteo decía que a las 11:00 comenzaba. Hasta ahora hemos estado protegidos por las paredes del Peñón, pero a partir de este punto estamos totalmente expuestos.

Hemos llegado desperdigados así que, al pasar junto a una entrada de mar protegida del viento decidimos esperar al resto del equipo. Es un sitio es muy chulo y nos entretenemos un rato. Javi y Ferruño vuelven al psicobloc y se emplean tan a fondo que unas familias que han fondeado aquí sus embarcaciones aplauden cuando terminan de escalar.

Nos despedimos y seguimos la ruta de vuelta. A partir de aquí y hasta terminar vamos pegados a la costa. El viento sopla más fuerte de lo esperado y el mar está picado, más cuanto más cerca nos encontramos de nuestro destino, así que nos empleamos a fondo.

En las condiciones en las que se encuentra el mar ni nos planteamos parar en los Baños de la Reina. Es una pena porque este yacimiento romano, que creencias populares decían que era el lugar por el que una reina mora llegaba a la costa desde su misterioso palacio, bien merece una visita.

En realidad era una villa romana con tinte aristocrático donde se cree que existía una factoría dedicada a criar peces y elaborar conservas de pescado. La cercanía de las salinas así lo hacen pensar. Ya nos acercaremos en otra ocasión con una meteo más favorable.

Antes de terminar la travesía hacemos un par de paradas para reunirnos, ya que cada uno rema a su ritmo y las condiciones no son las mejores para ir separados.

En un momento dado Ferruño decide que no tiene ningún motivo de seguir padeciendo y desembarca en la playa Arenal-Bol a donde después le irá Simón a buscar. El resto llegamos poco a poco a nuestro destino y vamos endulzando y guardando el material.

Para celebrar la actividad recién terminada nos acercamos al único sitio que hay en la zona, el restaurante Puerto Blanco que está junto al puerto deportivo. Es un lugar de lo más chic que tiene un espectacular jardín con mesas y una piscina en medio en la que por cierto, no nos permiten darnos un baño. Sin duda es un sitio más adecuado para una pareja de aniversario que para cinco surferos sudorosos. Desde luego no es nuestro estilo, pero estamos deshidratados así que aquí estamos tomando unas refrescantes cervezas.

Aunque nos atienden de maravilla no necesitamos tanto glamour y nos vamos a un chiringuito del puerto de Calpe donde disfrutamos de un arroz riquísimo, eso sí, con un bullicio atronador.

Hasta aquí nuestra ruta en paddle surf por Calpe, ya estoy deseando hacer la siguiente etapa de este pequeño proyecto para conocer toda la costa de Alicante desde el mar.

¡Hasta la próxima!

Galería de fotos

Mapa de la ruta

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Medio-alto
Duración de la actividad Duración 5h 44min
Distancia Distancia 13,27 km
Tipo de ruta Ruta De ida y vuelta
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Costa Blanca
Lugar donde se realizó la actividad Marina Alta de Alicante
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Despejado. Calma por la mañana y viento de sur fuerte a la vuelta
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Medio-alto
Duración de la actividad Duración 5h 44min
Distancia Distancia 13,27 km
Tipo de ruta Ruta De ida y vuelta
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Costa Blanca
Lugar donde se realizó la actividad Marina Alta de Alicante
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Despejado. Calma por la mañana y viento de sur fuerte a la vuelta
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.