Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad
Arroyo en los Montes Tatras

Pequeña ruta de senderismo desde Zakopane, Montes Tatras

Senderismo en Polonia

Tal y como conté en mi último artículo titulado «Senderismo en los Tatras«, estoy de vacaciones en Polonia con mi familia y nos hemos acercado a conocer las montañas que forjaron a los grandes himalayistas polacos de los años 80, los Montes Tatras.

Conocí estas montañas tras leer varios libros de montaña protagonizados por algunos de esos alpinistas como Wojciech Kurtyka, Wanda Rutkiewicz, Jerzy Kukuczka o Krzysztof Wielicki, este último ganador del Premio Princesa de Asturias de Deportes en 2018 junto a Reinhold Messner.

Esta pequeña cordillera que forma parte de los Montes Cárpatos, se encuentra protegida bajo la figura de parque nacional tanto en Polonia como en Eslovaquia, países entre los que hace de frontera. Además es reserva de la biosfera incluida en el Patrimonio de la UNESCO y alberga entre otras especies el rebeco de los Tatras, el lobo, el lince o el oso pardo.

Nos encontramos en Zakopane, un pueblo de la región de Podhale al sur de Polonia.

El día que nos vamos madrugo para hacer una excursión. La anterior, aunque la disfruté un montón me dejó con ganas de más. Esta, de poco más de 8 kilómetros, no me va ha permitir acercarme a los grandes picos de estas montañas como me gustaría, pero al menos voy a poder conocer algo más de esta zona.

Bajo la niebla en los Tatras
Bajo la niebla en los Montes Tatras

Y es que las 11:00h dejamos el alojamiento y solo dispongo de 2 horas para realizar la actividad, 3 apurando mucho. Por otra parte, no quiero perder el poco tiempo que tengo en el coche, así que con ayuda de un mapa diseño una ruta circular con salida y fin en nuestro alojamiento.

Senderismo en los Montes Tatras

A las 5:30h estoy en pie y poco después, sin siquiera desayunar, caminando bajo un sirimiri que no me va a abandonar en toda la ruta.

Dirijo mis pasos al inicio de una de las muchas sendas balizadas que hay en el Parque Nacional de los Tatras polacos. Este parque nacional, creado en 1954 y con una superficie de 21.197 ha, tiene más de 275 kilómetros de rutas senderistas con distintos grados de dificultad.

La primera parte de la excursión está marcada con señales blanca, verde y blanca.

Señalización de senderos en los Montes Tatras
Señalización del sendero

Aquí en los Tatras (no se si en todo Polonia será igual) las rutas balizada tienen tres marcas de pintura horizontal. La superior e inferior blancas y la del medio de otro color. Me da la sensación, aunque no lo sé con seguridad que el color del medio indica la dificultad de la ruta, similar a la dificultad en las pistas de esquí. Aunque como acabo de decir no estoy seguro de esto.

La que acabo de tomar (de color verde) se dirige a un alto llamado Monte Nosal que tiene 1.206 metros, curiosamente la misma altura que el Cabeçó d´Or, la montaña que tengo al lado de casa y la que tantas veces he subido.

Esta primera parte de la excursión es bastante exigente. Me llama la atención que en los puntos más verticales de la estrecha senda por la que transito, hay unas construcciones de madera a modo de escaleras que ayudan a la progresión. A pesar de esta ayuda el avance es delicado porque el terreno está completamente empapado y es muy resbaladizo.

Una niebla muy densa lo cubre todo y el ambiente es de lo más interesante. Tras llegar a lo alto del Monte Nosal emprendo una bajada hasta un collado con el mismo nombre. En este punto abandono la senda que traía para tomar otra (de color amarillo) que se dirige a un claro en mitad de un bosque llamado Olczyska Polana (claro de Olczyska).

En este hermoso lugar hubo hasta veinte cabañas (de las que actualmente quedan tres) donde vivían montañeses. Se dedicaban al pastoreo de ovejas en las praderas de los alrededores.

Caminando junto a una cabaña de pastores en Olczyska Polana (Montes Tatras)
Cabaña de pastores en Olczyska Polana

Este claro, que está rodeado por bosques de abetos y pinos silvestres, tiene unas mesas de madera en las que se puede comer, descansar y disfrutar de las vistas. Por lo que he leído las montañas que lo rodean son impresionantes pero la niebla no me permite ver más allá de unos metros. No obstante la niebla también resulta mágica.

En el extremo norte junto a un puente de madera nace el arroyo Olczyski, que con una capacidad de hasta mil litros por segundo es el nacimiento más grande de los Tatras. Sus aguas viajan bajo tierra desde otro valle llamado Pańszczyca y brotan de nuevo aquí.

Abandono la ruta amarilla y tomo el camino que conduce a Jaszczurówka (otra vez ruta verde) que es donde terminará la excursión.

La pista por la que camino cruza un lugar sin árboles que ha sido arrasado por el escarabajo europeo de la corteza del abeto (ips typographus).

Este animal que generalmente ataca a árboles que crecen en zonas soleadas, cumple una importante función ecológica. Las áreas deforestadas a menudo se convierten en hogares para nuevas especies, como pájaros carpinteros y otras aves que se alimentan de los escarabajos. Además, en la madera podrida crecen musgos y hongos, y la luz solar llega a las capas inferiores del ecosistema.

Cada temporada una sola generación de estos coleópteros prospera alimentándose de los árboles. Sin embargo, como resultado de varios veranos especialmente cálidos han sido dos las generaciones que han salido adelante con consecuencias devastadoras. Así que los responsables del parque están llevando a cabo labores de reforestación para paliar las consecuencias negativas.

Tras esta zona deforestada la pista llega a un río junto al que discurre y la vegetación vuelve a ser exhuberante.

El camino por el que va la ruta junto al río
El camino por el que va la ruta junto al río

Justo antes de llegar al final de la ruta balizada hay un centro para la protección de anfibios y reptiles junto al que paso de largo. De haber tenido más de tiempo me habría entretenido un rato a visitarlo.

El sendero termina junto a una caseta de madera que está ocupada por un señor. Es un puesto de control para abonar un precio por acceder a esta ruta, pero como vengo en sentido opuesto el señor no me dice nada y paso de largo. También hay una parada de autobús (que va a Zakopane y otros puntos de inicio de senderos balizados) y un aparcamiento.

Aquí termina esta pequeña ruta y mi visita por los Montes Tatras. Me hubiera gustado hacer una ruta exigente y subir a algunos de sus picos más altos, pero este es un viaje familiar no montañero. Quizá en el futuro se presente la ocasión. En todo caso me voy contento por haber conocido esta pequeña cordillera de los Cárpatos.

¡Hasta la próxima!

Galería de fotos

Mapa de la ruta

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Medio-bajo
Duración de la actividad Duración 2h 25min
Distancia Distancia 8,11 km
Desnivel Desnivel 314 m
Dificultad Dificultad Media-baja
Tipo de ruta Ruta Circular
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Montes Cárpatos
Lugar donde se realizó la actividad Tatranský in Slovakia (Parque Nacional de los Tatras polacos)
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Niebla y lluvia fina pero constante
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Medio-bajo
Duración de la actividad Duración 2h 25min
Distancia Distancia 8,11 km
Desnivel Desnivel 314 m
Dificultad Dificultad Media-baja
Tipo de ruta Ruta Circular
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Montes Cárpatos
Lugar donde se realizó la actividad Tatranský in Slovakia (Parque Nacional de los Tatras polacos)
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Niebla y lluvia fina pero constante
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.