Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Escalada en el Tajo de Gomer (Málaga). Vía Fantasía occidental 665m (Vº)


Prefacio

Todas las familias tienen sus anecdotas, más o menos divertidas, sobre historias vividas que se rememoran en momentos de reunión para regocijo de los presentes. Son historias que hay que haber vivido para poder disfrutarlas a gusto.

Voy a comenzar este post escribiendo una que se cuenta en la mía y de la que soy protagonista.

Ocurrió el 5 de enero de no se que año en San Sebastian.

Soliamos ir a Irún en navidad para pasar esos días en familia junto a mis abuelos, tíos y primos. A mi me encantaban esos días lejos de Madrid que era donde viviamos.

Era con mi tía Mª Loli, mi tío Luís y mis primos Eulalia, Beatriz, Luís y Miguel con quienes tenía más relación y fué con ellos con los que fuimos a San Sebastian a ver la cabalgata de reyes. Como es normal la calle estaba llena, no cabía ni un alma y mi tío tuvo la idea de subierse a un árbol para poder desde lo alto ver mejor. Acto seguido subió mi primo Luís ágil e intrepido por naturaleza.

Después me tocaba a mi. Sin embargo yo no tenía ni la destreza ni la confianza de mi primo y cuando mi tío tiraba de mi desde arriba y alguién (no recuerdo quien) me empujaba desde abajo me entro el pánico y comence a gritar a voz en grito (pues lo que me faltaba de valor me sobraba de descaro):

– ¡Socorro, auxilio, qué me mato!

Ahí estuve un largo rato (al menos a mi me lo pareció) gritando hasta que finalmente me bajaron. La calle entera miraba hacía mi mientras mi familia reia a carcajada limpia por mi exagerado grito de desesperación.

Lo cierto es que de pequeño era un niño miedoso. No era el típico niño que sube por todos los sitios y hace el cabra con total resolución. Aquel sin duda era mi primo Luís, tres años mayor que yo y al que yo admiraba.

Sin embargo con el tiempo he ido superando mis miedos (supongo que parte de eso trata la vida) y ahora si soy de los que se suben por todos los lados. Quizá vivir ese episodio fué la clave para esta afición que tengo ahora. Un psicoanalista tendría mucho que decir al respecto (je, je…).

Y después de contaros el miedo que pasaba hace unos años a metro y medio del suelo (y homenajear a mi familia), ahora os voy a relatar lo que disfruto en la actualidad con un vacío de más de 500 metros bajo mis pies.

La crónica

Del Tajo de Gomer no había oido hablar hasta hace unos seis meses cuando mi amigo Buitre, también vasco y criado en Madrid (aunque granadino de adopción) me hablo de está ruta. La vía en cuestión se llama Fantasía occidental, tiene pocas repeticones y una logitud de 665 metros divididos en 12 largos, con una dificultad máxima de Vº. Esta situada en la comarca malagueña de La Axarquía. En esta sorprendente zona de Málaga pegada a la costa abundan los relives montañosos e incluso existe un pico, La Maroma, con 2.066 m de altitud que es el pico más alto de la Sierra de Tejeda y de toda la provincia. El relieve de Málaga me recuerda mucho al de Alicante con enormes desniveles y mucha roca caliza. Además como en el caso de Alicante, Málaga es más conocida por su costa que por sus montañas (por lo menos por la mayoría de la gente).

El caso es que habíamos hablado muy por encima de escalar esta vía y una semana antes de hacerla (me encontraba en Sierra Nevada con Cris y los niños) casi sobre la marcha decidí que me iba con Poli y Buitre para realizarla.

Así que el viernes salí de Alicante. En Granada me esperaban mis amigos y continue camino junto a ellos hacía Alfarnatejo que es el municipio más cercano al Tajo de Gomer. Una vez allí cogimos un camino de tierra con una señal que indica “El Tajo” y que es la ruta que se acerca al pico. Un kilometro después de pasar un camping en el primer descampado que vimos, bajo una encina solitaria, montamos nuestro vivac improvisado. El viaje desde Alicante se me hizo largo.

Poli venía bien pertrechado de viandas y nos preparo una excelente y copiosa cena tras la cual nos dispusimos a dormir, aunque algo apartados de la encina porqué allí vimos alguna garrapata. Creo que es la peor noche que he pasado al raso en mi vida. El viento fué infernal y yo llevaba un saco de verano más propio de un campamento de verano que de la noche que allí pasamos. Tampoco llevaba mucha ropa, únicamente un forro polar que en mis prisas mientras hacía el macuto cogí rapidamente y resultó ser de Cris, en consecuencia no me cabía. Buitre se apiado de mi y me cedió su chaqueta que no me quité en toda la noche. No iba preparado para este tiempo. Pensaba en Málaga y agosto y por eso fuí tan ligero.

En fin, llego la mañana y aunque costó antes de las 7:00h estabamos en pie. Desayunamos, preparamos las mochilas (cargadas entre otras cosas con 7 botellas de agua de 1,5 litros) y nos pusimos en marcha.

El viento siguió soplando con mucha fuerza hasta las tres de la tarde y hasta esa hora pasamos frio.

La aproximación hasta el pie de vía no recuerdo cuanto tiempo nos llevo, pero se paso enseguida de tan ensimismados que íbamos en nuestros pensamientos. Antes de iniciar una vía de estas características la mente se encuentra en estado de máxima concentración.

Algunos matices antes de la crónica exhaustiva:

  • Todos los largos resultarón de entre 50 y 60 metros de longitud.
  • La calidad de la roca es excente excepto en el largo séptimo que resulto muy mala. Se desmoronaba.
  • La vía carece de dificultades serias y se disfruta mucho (excepto el largo 7). Sin embargo no hay que menospreciar esta pared se trata de una escalada muy larga donde saber moverse por la pared, intuir la ruta y resolver cualquier imprevisto es mucho más importante que superar las dificultades técnicas, por otra parte escasas.
  • Tiene sobre todo pasos de placa, pero también hay crestas, diedros y un pequeño extraplomo en el largo 3.
  • No existe ningún tipo de material en la pared a excepción de un cordino en la reunión del primer largo y tres clavos en el rapel después del séptimo largo.
  • Es posible retirarse de la vía después del largo V y después del rapel.

Recorrido

Buitre a punto de comenzar la vía

L.1 (55m): No había mucha determinación por ponerse a escalar y finalmente fué Buitre quien se lanzó a este primer largo. Se trata de un largo de IV que sube buscando dos árboles que hay en la pared. Iniciamos la ruta en una fisura bastante marcada que va haciendo alguna z y que te deja junto a un árbol. Buitre lo supero por la derecha si bien yo creo que la vía en realidad va por la izquierda, la dificultad no varia por este motivo. Se llega a un cordino donde se monta la reunión.

L.2 (55m): Largo de transición muy sencillo (III) al que le tiro yo. La lógica te dice de subir hasta la base de una placa algo desplomada para montar la reunión, pero la cuerda no llega. Yo la monte unos 8 metros antes.

L.3 (50m): Uno de los dos largos catalogados como V al que le tira Poli. Primero hay un diedrillo y luego hay que superar la placa algo desplomada por una fisura. Después las dificultades disminuyen. Se llega a una arista afilada y a su derecha en un pequeño rellano se monta la reunión.

Mientras Poli escalaba este largo Buitre y yo vimos dos cabras monteses atravesando la pared de lado a lado.

L.4 (50m): Esta vez es Buitre quien va en cabeza de cuerda. Se vuelve a subir a la arista que se supera por la izquierda de un pináculo rocoso. Recuerdo que el largo resulto disfrutón, pero no recuerdo los detalles. Su grado es IV.

L.5 (60m): Vuelvo a ir en cabeza. Este largo tiene dos partes, una de pared al principio (IV) más bien corta y una arista muy afilada después (III) que te deja en una gran plataforma. Nada más llegar a la plataforma se monta la reunión. Es posible una retirada desde este punto.

Aquí junto a una cornicabra (Pistacia terebinthus) paramos a comer algo por fin bajo el sol porque hasta ahora habíamos pasado mucho frio por culpa de intensísimo viento del que además conseguimos protegernos.

L.6 (80m): Lo llamo largo 6 por seguir el esquema del resto de reseñas que he leído, pero es más bien un paseo de acercamiento al inicio del siguiente largo que hacemos desencordados. Debe ser un II grado.

L.7 (60m): Como el anterior largo, me refiero al 5º, ha sido muy fácil mis compañeros me proponen que sea yo quien encabece nuevamente este largo ya que no he podido disfrutar aún de un largo como los que ellos si han disfrutado. Así que me pongo en cabeza.

Desde abajo parece que las dificultades se concentran en el principio, pero en realidad se mantienen hasta más allá de la mitad. En todo caso la dificultad de la vía no se encuentra en el encadenamiento de los moviemientos sino en la pésima calidad de su roca que se desmorona a cada paso. Nada resulta de fiar y paso mucho miedo. Tampoco los seguros que voy colocando parece que vayan a aguantar demasiado, son más psicológicos que otra cosa.

Cuando ya estoy casi arriba tengo dudas pues parece que se puede salir hacía la izquierda por un trepadero, sin embargo hay que seguir subiendo hasta la misma cumbre de este segundo Pilar. En realidad la cuerda no llega hasta arriba e improviso una reunión a unos metros de la misma.

L.8 (40m): Como en el largo 6 sigo el esquema de otras reseñas y como este rapel lo cuentan como un largo hago lo mismo.

Una vez estamos todos arriba buscamos el rapel que nos debe dejar en la siguiente plataforma. Se encuentra sin dificultades. Son tres clavos con algún cordino y un mallón que refuerzo con una cinta plana y sin pérdida de tiempo lo monto y bajo. Detrás vienen mis amigos.

El rapel nos deja en una enorme plataforma tras la que se levanta una enorme pared de 200 metros. Aparentemente se puede superar por muchos sitios, pero el nombre de la vía (Fantasía oocidental) nos da la pista de buscar la entrada por el oeste que es por donde atacamos.

L.9 (60m): Esta vez es Poli quien le tira de primero, al principio por un diedro y luego saliendo hacía la arista por derecha para superar un pequeño pilar. Una vez superado vuelve a una placa larga pero fácil (IV) que le deja en la reunión que tiene que montar pues se queda sin cuerda.

L.10 (60m): Buitre no se encuentra con ganas de tirarle a este largo así que me ofrezco voluntarío, sin embargo Poli quiere que sea yo quien le tire al siguiente (a priori V). De este modo Poli habrá subido uno de los largos clave y yo el otro. Si le tiro a este no confia en que llegue con ganas a la reunión de tirarle al siguiente. Así que es Poli quien sube dejandome a mi el siguiente.

Este largo y el siguiente son para mi gusto los más disfrutones de toda la vía. Los pasos se van encadenando de un modo muy natural, la roca es excelente. En fin una gozada. El largo está catalogado como IV y a mi me lo parece, pero mis compañeros creen que es algo más difícil.

L.11 (60m): Última de las dificultades de la vía. Soy yo quien va en cabeza. La vía comienza sencilla para ir progresivamente resultando más complicada (aunque no mucho). Las reseñas la catalogan como V. Ni a mi ni a mis compañeros nos lo pareció. Se van superando diversas placas y un diedro hasta que vemos un árbol que hay que superar por la izquierda. Yo lo hago por la derecha y la cuerda me roza una barbaridad. Justo después monto la reunión.

L.12 (50m): Trepada muy fácil de II en la que aprovechamos para practicar aseguramiento al cuerpo. Yo por mi parte subo descalzo en parte porqué el dolor de pies es insoportable y como homenaje a mi gran amigo David que cuando empezabamos a escalar lo hacía siempre de este modo.

En la cumbre tomamos algo está vez super tranquilos y emprendemos la vuelta.

Descenso

Se supone que la bajada se realiza por donde va la vía normal, pero no la encontramos (tampoco buscamos demasiado) y fuimos bajando por donde nos pareció más evidente buscando el inicio de la vía. Hubo alguna duda y algún destrepe, pero en general bajamos bien.

Desde que salimos esta mañana del coche hasta que llegamos han pasado exactamente doce horas (lo que decía la reseña que traíamos).

Nos vamos al bar del pueblo donde nos tomamos una merecidas cervezas, aunque sin perder los papeles como en otras ocasiones, y emprendemos el camino de vuelta a Granada.

Epílogo

El sábado dormimos en casa de Buitre en Granada y el domingo fuimos a hacer algo de escalada deportiva a los Cahorros de Monachil, pero resultó que estábamos hechos polvo e hicimos más bien poco. Eso sí, me encantó la escuela en la que nunca antes había estado.

Galería

Lamento la bajísima calidad de las fotos, pero sólo lleva mi GoPro (muy buena para hacer vídeo, pero con muy baja calidad de fotos) y el móvil. Aunque lleve mi cámara grande finalmente preferí no echarla en la mochila que iba a reventar.

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

8 Comentarios

  1. ke puro reportaje surmanaco. Ya me habia dicho el Buitre que lo habias escrito y no habia tenido tiempo hasta ahora de leerlo, pero estaba frito. La verdad es que leyéndolo me voy acordando de la escalada, porque la mitad de los largos ya se me habian olvidado. Manda cojones!! Con lo pura ke estuvo. Bueno surmanaco te dejo y ya vamos hablando, pero para el finde que viene estoy libre y no estaria nada mal ir preparando algo por Alacant, no? lo vamos hablando.

    • ¡Gracias Poli! A mi me ocurre eso mismo, se me olvidan las escaladas, por eso es un buen ejercicio el escribir largo a largo. Me sirve de recordatorio.
      Si vienes la semana que viene le tiramos a “la Botri” en Redovan, aunque habrá que madrugar porque todavía puede hacer mucho calor. Si el Buitre se anima a bajar pero quiere algo más sencillo, debería probar el “Espolón P.D.P.”, una ruta también muy guapa
      El domingo podiamos tirar a Murcia y escalar en Leiva. Tengo allí dos vías fichadas la “Gallego-Carrillo” y la “Carrillo-Del Campo”.
      Ya me dices

  2. Buenos dias Pels, como siempre enhorabuena, me ha gustado el repor.
    He conseguido croquis de la zona y la verdad es que no te falta razon a la hora de decir que malaga tiene mucho mas que costa, MONTAÑAS!!! y que estas son de gran parecido a las Alicantinas.
    A ver si organizamos y vamos haciendo caert TOAS!!!
    Un abrazo hermano.

    • Gracias Buitre.
      A ver si es verdad y nos dedicamos a trepar, trepar y trepar, por Málaga, por Alicante o por donde sea…

  3. Ante las dificultades…aplomo. Enhorabuena¡¡¡ vaya team de bestias de la roca.
    Buena entrada con anécdota de infancia. Un Abrazo

    • Gracias Sento. Me hacía gracia contar esa anecdota de mi niñez

  4. Muy bueno chichos…. qué envidia.

    • Muchas gracias Lidón. La verdad es que ha sido una vía muy cañera

¡Anímate! Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This