Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad
Segunda reunión de Erikindia

Escalada al borde del mar en la Sierra de Toix. Erikindia (70 m, 6a+)

Escalada en Alicante

Erikindia, situada en la Sierra de Toix entre los sectores Piratas del Caribe y Candelabros al Sol, es una corta aunque interesantísima vía de escalada sobre los acantilados marinos de esta pequeña sierra.

La abrió Omar Samper con la ayuda de Vicente Monerris en mayo de 2021. Tanto con uno como con otro he hecho actividades. A Omar lo conocí escalando Etual Filant, una cresta también abierta por él situada en Penya Roc. A Vicente haciendo el barranco de Garx.

Precisamente la propuesta de escalada me la hizo Omar al poco de abrirla, pero por unas cosas u otras no hemos encontrado el momento de hacerla hasta hoy. Compartir cuerda con él es todo un lujo, no solo por ser el aperturista, sobre todo porque es un tipo encantador.

También viene Ana, amiga de Omar, que está en el Plan de Tecnificación de Alpinismo de la federación y acaba de llegar de Alpes donde ha estado haciendo varios cursos de formación. Vamos, que mejor acompañado no puedo ir.

Erikindia (70 m, 6a+)

ATAJO: Salta directamente a la descripción de los largos de la vía Erikindia.

Acantilados del Morro de Toix. Sierra de Toix Vía de escalada Erikindia, croquis
Croquis de la vía Erikindia
Desliza el manejador arriba o abajo para ver una u otra imagen

Aunque se trata de una vía corta, estoy convencido que acabará convirtiéndose en una clásica.

Los motivos son varios. En primer lugar por la propia vía, que ofrece una escalada original con un grado asequible, mucho ambiente y generoso equipamiento.

En segundo por su situación, a mitad de camino entre la Parle y la Magical Mystery Tour, que abre un abanico de posibilidades para escalarla sola o en combinación con las dos o una de ellas.

Son vías con ciertas similitudes, que por situación, acceso y tipo de escalada no tardarán en ser una cotizada trilogía, que es posible realizar en una completa jornada de escalada junto al mar.

En las tres es necesario hacer un rapel volado para llegar al pie de vía, siendo el más espectacular el de la Parlé, que también es la vía más difícil. La Erikindia tiene el segundo rápel más impresionante y técnicamente también se encuentra a mitad de camino. Por último está la Magical, que aunque es la más sencilla, es sumamente interesante.

Ana escalando el primer largo. Sierra Helada detrás
Ana escalando el primer largo. Sierra Helada detrás

Material

La vía está completamente equipada por lo que bastan 12 cintas exprés, material individual de reunión y casco.

En cuanto a la cuerda, hay que tener en cuenta que llegar al pie de vía exige realizar un rápel de 45 metros. Es posible usar una cuerda exclusivamente para rapelar y recogerla a la vuelta, pero nosotros traemos cuerdas dobles de 60 metros con las que además escalamos.

Acceso

Quedo con Omar y Ana en Villajoyosa desde donde cogemos la AP-7 dirección Valencia hasta la salida 64, la de Altea – Calpe. Continuamos por la N-332 dirección Calpe hasta el último desvío a mano derecha antes de los túneles del Mascarat. Está señalizado como “Pueblo Mascarat”. 

Callejeando por la urbanización y subiendo a lo más alto de la misma llegamos a este punto en la calle Levante donde aparcamos.

Aproximación

Desde el parking de la urbanización Mascarat cruzamos un descampado a la derecha para dirigirnos a la pista que sale en dirección sur desde el parking de la urbanización Maryvilla. Este es el lugar habitual donde dejar el coche, aunque a mí me gusta más el de la urbanización Mascarat porque suele ser más fácil aparcar y porque la salida a la carretera general dirección Alicante es más rápida.

Seguimos la pista bordeando los sectores oeste e iniciación hasta dar con dos grandes hitos que cruzamos. El sendero va cambiando poco a poco a dirección este continuando en paralelo a los acantilados.

Pasamos junto a la salida de la Magical Mystery Tour, luego por el rápel de acceso de dicha vía -que se distingue por estar junto a dos picas de acero clavadas en el suelo- y finalmente damos con un gran puente de roca que forma un pequeño arco. En este punto termina la Erikindia.

Omar y Ana en la salida de la vía Erikindia antes de empezar la actividad
Omar y Ana junto a la salida de la vía antes de empezar

Tres metros más adelante, al borde del acantilado hay un parabolt y dos argollas desde donde montamos el rápel de 45 metros que da acceso al pie de vía.

Mapa de aproximación

Erikindia, la vía

Los largos los repartimos del siguiente modo, Ana va a escalar como primera de cuerda el primero y último, yo me encargo del segundo. Omar, aperturista de la vía, prefiere ir de segundo y que le demos nuestras impresiones sobre la escalada, el ambiente y la graduación.

L.1 (25 m, V+): Comienza escalando Ana con un corto zigzag para continuar en larga travesía hacía la izquierda por una marcada vira. 

El paso clave, más impresionante que difícil, se encuentra al final de dicha vira y le exige exponerse completamente al vacío con el mar varios metros bajo sus pies. Tras superarlo llega a la reunión situada en una estrecha repisa.

Algunos cables de acero medio deshechos por el salitre, nos recuerdan que por aquí se bajaba, hace no tantos años, a las pesqueras del cingle, unas curiosas construcciones al borde del mar que permitían a sus usuarios hacerse con algo de pescado para luego comer o vender. Eso sí, a costa de jugarse la vida bajando y subiendo por estos expuestos acantilados.

L.2 (25 m, 6a+): Curiosísimo largo cuya primera parte me recuerda a la vía de Penya Roc (que también escalé con Omar) Chochos fisurosos, y aunque esta no tiene para nada el grado de exposición de aquella, lo que sí tiene es mucho ambiente.

Salgo de la reunión en travesía hacia la izquierda y tras chapar el primer bolt, me interno de lleno en una chimenea por dentro de la cual discurren los primeros metros del largo.

Escalando el segundo largo.
Escalando el segundo largo.

Poco a poco la abandono dirigiéndome nuevamente a la izquierda para salir a una placa sobre el acantilado después de la cual hay un pequeño desplome dónde está el paso clave de la vía.

En este tramo las chapas están bastante pegadas por lo que es posible acerar, sin embargo apretando un poco lo supero en libre. 

Tras el subidón de alegría, reposo ligeramente y me dirijo a la reunión que se encuentra algo apartada en una cómoda repisa a la derecha.

Es posible enlazar este largo con el siguiente, pero merece la pena hacer esta reunión, disfrutar del ambiente colgando del acantilado y ver a los compañeros superar el paso clave con el Mediterráneo de fondo.

L.3 (20 m, V): Ana continúa la escalada por una canal algo sucia hasta el paso final de la vía en el que hay que atravesar un enorme puente de roca escalando una placa sencilla.

Regreso

La vuelta la hacemos por el mismo sendero de la ida. 

Tenemos la suerte de que nada más meternos en el coche empieza a caer una brutal tromba de agua que no estaba prevista y que nos acompaña hasta La Vila. Si empieza dos minutos antes nos empaparnos.

En resumen, una vía corta pero sumamente interesante y en un entorno increíble, que es ideal para escalar cuando dispones de poco tiempo o para combinarla con alguna de las muchas opciones de escalada que ofrece la Sierra de Toix. 

En mi caso, no la he podido conocer con mejores compañeros. Desde aquí aprovecho para darles las gracias por invitarme a participar de una escalada tan entretenida, interesante y disfrutona. ¡Sin duda una tarde diez!

Galería de fotos

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 70 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 3
Dificultad Dificultad 6a+
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Marina Alta (Alicante)
Lugar donde se realizó la actividad Morro de Toix

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 70 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 3
Dificultad Dificultad 6a+
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Marina Alta (Alicante)
Lugar donde se realizó la actividad Morro de Toix