Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Una escalada con sabor a Mediterráneo


Vía Magical Mystery Tour en la Sierra del Toix

Isidoro en la impresionante cuarta reunión

La vía que os voy a reseñar a continuación fue abierta por el británico Roland Edwards, el excepcional y prolífico escalador británico afincado en Finestrat, quien en 1986 la realizó en solo integral. Yo la tenía fichada desde hace ya varios años. La primera vez que la ví fue en la anterior edición del Rockfax Costa Blanca. Sin embargo no le había prestado la debida atención hasta hace algo más de un año cuando adquirí la última edición de la citada guía de escalada. En esta última edición le dedican una página completa y la catalogan como una de las 50 mejores vías de la guía. Y fue cuando leí esto cuando me dije que tenía que escalarla. Además en una ocasión estuve junto a mi amigo Simón haciendo Kayak por estos acantilados y recuerdo que nos impresionaron mucho.

Se la propuse a Sento y a Toño cuando terminamos la Cilver hace un par de semanas. Sento se lo comento a Isidoro (a quien yo conocía de la cresta de las Jotas), yo a Matu y al final nos juntamos un grupo de seis personas entre las que lamentablemente y por motivos de salud, no se encontraba Sento. Los componentes éramos: Isidoro, Paola y Hector haciendo una cordada y Matu, Antonio y yo en la otra.

Como siempre quedamos muy temprano y a pesar de que alguno se quedó dormido y nos tocó esperar un rato, a las 7:30h estábamos dejando la furgo en el aparcamiento del Toix oeste, en la urbanización Maryvilla.

La aproximación al pie de vía se hace cruzando todo el sector oeste dirigiéndose hacia el mar por un senderillo que después continúa paralelo a la costa y está parcialmente balizado con hitos. Tras unos 20 minutos aproximadamente llegamos a un punto donde vemos dos estacas de acero clavadas en la roca y junto a ellas un descuelgue. Es un impresionante rapel de entre 40 y 50 metros, 20 de ellos volados, que nos lleva al pie de vía.

Impresionante rapel que da acceso a la vía

Ya en el rapel se empieza a sentir la atmósfera que será la tónica de toda vía. Mucho patio y ambientazo. Impresiona ver unas escalerillas, que usaban antiguamente los pescadores para bajar por estos cortados a lo que se denominaba como peixquera, refugios situados a escasa distancia del mar que eran utilizadas para pescar, y a los que se accedía usando las citadas escaleras, estacas y sogas. Los había de cañizo (que actualmente han desaparecido) y otros eran simplemente promontorios. No está claro cuando empezaron a emplearse, pero hay constancia de que a principios del siglo pasado aún se usaban. Las primeras escaleras son de madera y están apoyadas en la pared, pero las segundas que son metálicas van completamente voladas durante más de 15 metros. Me recuerdan a las que había en la vía ferrata Cascada del Sorrosal, aunque estas impresionan mucho más. Sin duda un método de pesca complicado y peligroso al que supongo recurrían los más necesitados ya que para bajar por esas larguísimas escaleras sutilmente fijadas a la roca y con escasos o nulos elementos de seguro haría falta mucho valor y templanza, un pequeño error les costaba la vida.

Pero vuelvo a la escalada. El primero en aventurarse al vacío fue Matu y poco a poco el resto seguimos sus pasos. El rapel nos deja en una enorme cavidad y allí mismo comienza la vía en una travesía hacía la izquierda (mirando a la pared). La vía ha sido recientemente re-equipada en todos los pasos delicados, aunque un juego de empotradores y algún friend nos pueden venir bien sobre todo para guiar la cuerda ya que más de la mitad de la vía es una travesía horizontal, de hecho sólo los últimos dos largos son en vertical.

Toño superando uno de los pasos espectaculares que tiene la vía

La vía

L.1 (III, 25m+40m): La cordada de la que yo formaba parte fue la primera en salir, concretamente fue Toño quien le tiró con decisión al primer largo. Únicamente tiene un paso al principio de III luego continúa por terreno fácil unos 40 metros.

L.2 + L.3 (III, 10m+20m): Al segundo largo le tire yo, sale en vertical por un paso también de III para volver nuevamente hacia la izquierda en travesía por terreno sencillo. La siguiente reunión se encuentra a tan solo 10 metros así que me la pasé intencionadamente y continué. Esto fue un pequeño error ya que debido a los constante zigzags, entrantes y salientes que tiene la pared y a pesar de haber puesto cintas muy largas, la cuerda tiraba una barbaridad. Es más, necesité de la ayuda de Isidoro que tuvo que adelantar a mis compañeros y situarse en la reunión intermedia para ayudarme a mover la cuerda.

Saliendo de esa reunión intermedia que me salte está uno de los pasos mágicos de la vía y es a partir de ese punto cuando comienza lo bueno. Se trata de un resalte horizontal en el que hay que exponerse completamente al vacío, pero en el que abundan los agarres. A pesar de ser solo IV el ambiente intimida mucho. Hay que evitar la tentación de subir y continuar en travesía hacia la izquierda. Una vez superado el paso vemos la reunión un poco más arriba a nuestra izquierda en una pared cóncava. Desde ella hablé con unos chicos que hacían pesca submarina unos metros por debajo mio.

L.4 (IV, 25m): Es Matu quien hace el siguiente largo que sale hacia la derecha buscando una arista por la que luego se continúa en vertical hasta la reunión. Otro largo de IV con mucho ambiente.

L.5 (V, 40m): Al último largo le tiro yo. Se sale nuevamente hacia la derecha hasta llegar a otra cavidad por cuya arista izquierda hay que subir y es aquí donde yo ví el paso más delicado de la vía, no se si es que ataqué mal pero en un momento dado me ví un poco comprometido. Una vez superado se llega a una repisa y después hay un diedro final que yo saque con facilidad por la derecha, pero algunos de mis amigos lo sudaron.

Ya arriba esperamos a la siguiente cordada bajo un sol abrasador y prácticamente sin agua. Por suerte durante la vía el calor fue bastante soportable ya que la escalamos entera en sombra excepto el último largo. La vuelta (por donde habíamos venido) se hizo pesada y tengo claro que esta es una vía de invierno. Es más, tiene que ser una pasada en esa época con el sol poniéndose tras el Puig Campana. Espero repetir en esa época y horario.

Celebramos nuestra magnífica actividad en un bar de Benimagrell con las cervezas de rigor comentando lo mucho que habíamos disfrutado de la vía y por supuesto de la compañía.

El único pero que tiene esta vía de escalada es que se queda corta, por lo demás perfecta.

Galería de fotos

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

2 Comentarios

  1. aupa para todos, buena via un abrazo pels

    • Muchas gracias Boni. A pesar de que la vía es muy fácil te habría gustado. Se te echa de menos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 vías de escalada en Alicante que no deberías perderte | Blog de montaña de Pels - […] Más información de la vía […]
  2. Escalada en la sierra de Toix | El blog de montaña de Pels - […] Valoramos tres posibles vías dependiendo del viento: El Espolón Limaban, la Cilber y la Magical Mystery Tour. Queríamos mostrar…

¡Anímate! Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This