Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

He leído y acepto la política de privacidad
Pared caliza de Los Vados

Frustración, autoconocimiento y aprendizaje

Escalada en Granada

En mi último post os hablaba de la escalada con Poli y Jesús en la norte del Veleta haciendo la vía El vuelo del Águila. Eso fue el sábado, pues bien, para el domingo Poli me había propuesto hacer una vía más corta y menos comprometida pero más dura.

La propuesta inicial consistía en ir a la zona de escalada de Los Vados hacer una curiosa vía ferrata que hay en una de sus paredes a primera hora de la mañana, y después cruzar al sector Pared de la Virgen y hacer una vía de cuatro largos. De este modo aunque madrugando un poco estaríamos en sombra en ambas rutas. Inicialmente me pareció una muy buena idea, pero después lo pensé mejor y le dije a Poli que por qué no centrábamos todos nuestros esfuerzos en la vía de escalada. Igual después de la ferrata nos entraba la pereza y me apetecía mucho más la escalada. A Poli, como siempre, le pareció muy bien.

Algunas de las paredes de Los Vados
Algunas de las paredes de Los Vados

Los Vados es una escuela de escalada deportiva que se encuentra entre Granada y Motril. Tiene paredes de hasta 200 metros que emergen sobre el río Guadalfeo cuyas aguas van buscando el Mediterráneo. Sus vías son mayoritariamente de continuidad sobre muros verticales o ligeramente desplomados. Además la escuela cuenta con una vía ferrata de unos 300 metros de recorrido que tiene la particularidad de no tener cable y en la que hay que asegurarse como si de una vía de varios largos se tratara. Como ya os he comentado desechamos la idea de escalarla antes incluso de salir de casa.

Nada más llegar, aunque sin ninguna prisa, nos fuimos al sector Pared de la Virgen dónde se encuentra la vía. En este sector las vías son mantenidas y discurren sobre regletas que hacen que la escalada sea muy técnica.

Cruzando el río para ir al sector en cuestión
Cruzando el río para ir al sector en cuestión

La vía en cuestión, que Poli ya ha escalado en varias ocasiones, se llama La Espeluznante y desde luego el nombre intimida. Sin embargo su grado parece muy asequible (V+, 6a, V, 6a). A pie de vía no me encuentro muy motivado así que sin mucho convencimiento le tiro al primer largo cuya primera chapa se encuentra a unos 8 metros. Consigo colocar esta y la siguiente, pero me veo incapaz de avanzar más ya que estoy falto de confianza y además el paso en el que me encuentro tiene algo de miga. Me doy la vuelta y le cedo el testigo a Poli quien me confirma que aquí el grado es un poco cahorrero. Para mi sorpresa a Poli también le cuesta lo suyo superar este primer largo, que según él, y a pesar de lo que dice la guía, es el más duro de la vía. Con la cuerda por arriba consigo llegar a la reunión pero mi moral está completamente minada y le propongo a Poli dar la vuelta.

Rapelamos y antes incluso de tocar el suelo me arrepiento de mi decisión, cosa que no me ha ocurrido en otras ocasiones en las que también me he dado la vuelta. Por ejemplo, cuando estuve en Riglos, también con Poli, quise dar la vuelta tras el primer largo de la Normal al Puro, pero en aquella ocasión quedé contento con mi decisión y con la sensación de haber hecho lo correcto ya que no me ví físicamente en condiciones de continuar. En esta ocasión sin embargo el problema estaba únicamente en mi cabeza y me di cuenta de ello enseguida. Quedé un poco frustrado de haber tomado esa decisión tan precipitada. Con perspectiva pienso que lo suyo habría sido relajarse en la reunión y pensar tranquilamente en la decisión a tomar. Estando, como estábamos, en una vía con poco compromiso continuar hacia arriba no era tan mala idea. Sin embargo las cosas son así y probablemente este sea un buen modo de conocerse y en el futuro su recuerdo me puede valer para tomar decisiones más acertadas.

Poli en el primer largo de la Espeluznante
Poli en el primer largo de la Espeluznante

Volviendo al día en cuestión, ya en el suelo Poli me propone hacer la vía que hay justo al lado llamada Ecografía (6b), pero al llegar a la sección clave me vuelvo a dar la vuelta a pesar de ver el paso bastante claro. Sin duda es uno de esos días en los que no estoy inspirado, la cabeza no está funcionado como debería. Tampoco hay que darle mayor importancia, esto nos pasa a todos de vez en cuando, lo importante es aprender del hecho. Al final conseguí hacer la vía, que me pareció sólo ligeramente más dura que su vecina de V+, así que es posible que Poli tuviera razón y ese fuera el largo más complicado de la vía pero eso no lo sabré hasta que vuelva por aquí y haga la vía en cuestión.

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 120 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 4
Dificultad Dificultad 6a
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Granada
Lugar donde se realizó la actividad Los Vados

Resumen de la actividad

Longitud de la vía Longitud 120 m
Vía equipada Vía Equipada
Número de largos de la vía Nº largos 4
Dificultad Dificultad 6a
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Granada
Lugar donde se realizó la actividad Los Vados

2 comentarios en “Frustración, autoconocimiento y aprendizaje

  1. Ke dise surmanako. a ver si adivinas de donde acabo de llegar?. Pues de escalar la espeluznante con el Tete. La verdad es que es una via de los pies a la cabeza. Yo recordaba el primer largo como el mas duro, pero de eso nada compae, hay que apretar de lo lindo, el segundo largo para mi que es el mas duro, y el ultimo no es mas duro, pero es super técnico, como no muevas bien los pies vas de culo compae. Eso si, te digo que la tenemos que hacer, porque te va a flipar, es bonita de cojones. El jueves lo mismo hacemos la ecografia, ya te contaré. Un abrasako gordo y hablamos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.