Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Como la primera vez


Espolón central del Puig Campana 420 m, V

Recuerdo la primera vez que escalé está vía. Fue en junio de 2011 y en aquella ocasión también lo hice con mi amigo Poli. Terminamos la vía con excelentes sensaciones en una jornada que se alargó sobre todo por la bajada. Sin embargo en aquella ocasión no hicimos correctamente los largos quinto y sexto y nos fuimos algo más a la izquierda por un terreno de similar dificultad pero no en el espolón propiamente dicho coincidiendo con dos largos que, por el planteamiento que hemos hecho en esta ocasión, he realizado esta vez de primero. Por ese motivo y porque he disfrutado tanto como la primera vez he titulado la entrada de este modo.

Esta vez además de Poli venía Tete. Habían venido de Granada a escalar a Alicante y llevaban ya dos jornadas en las que habían hecho las vías Costa Blanca (6c+, 250 m) en el Peñon de Ifach y Cocidito madrileño (6c+/Ae, 435 m) en el Ponoch. Buscaban algo de clásica en el Puig Campana (donde Tete no había escalada nunca) pero suavecito para compensar con las jornadas anteriores.

Resulta que a Tete le habían comentado que en el Puig Campana es más interesante la Arista Aristóteles y la Cresta Pepsi que el Espolón Central. Quizá a alguno le pueda sorprender esta afirmación, pero a mi cuando me la hizo no me sorprendió en absoluto. Recuerdo que cuando terminé la Aristóteles y la Pepsi tuve la misma sensación. Me cautivó el ambientazo que tiene la Pepsi en la parte superior, te encuentras completamente rodeado de un inmenso mar de rocas que impresiona y sobrecoge.

Así que en principio nos íbamos a la Arista Aristóteles y la Cresta Pepsi. Sin embargo en el aparcamiento coincidimos con otras tres cordadas que iban a la misma vía y decidimos cambiar de objetivo sobre la marcha. Mi amigo Xavi estaba entre las cordadas que iban a la Aristóteles. Acompañaba a Mark Edwards e iban a guiar a un grupo de extranjeros que estaban de vacaciones escalando por aquí. Estuvimos un rato con ellos, pero se fueron rápido y nosotros nos quedamos en el parking preparando el material.

Poli en el segundo largo

Sin prisa hicimos la pesada subida hasta el pie de vía que se encuentra señalizado y que está junto a un enorme y característico escudo de roca.

Decidimos que puesto que éramos tres en la misma cordada haríamos dos largos cada uno con la idea de no tener que estar constantemente cambiando la cuerda y ahorrar de este modo algo de tiempo.

Recorrido

L.1 (III+) + L.2 (IV+): Poli fue quién comenzó con estos dos primeros largos. El primero no tiene nada reseñable, es sencillo, perfecto para calentar. Montó la primera reunión junto al gran escudo que hay a la derecha de la vía. El segundo largo es más interesante, comienza en un diedro que termina en un techo y que hay que superar por la izquierda para salir a una placa que te deja en la reunión.

L.3 (IV+) + L4 (IV): Tete es el siguiente en ponerse en cabeza y hace los dos siguientes largos que van con tendencia a la derecha (sobre todo el cuarto) buscando el espolón por donde continúa la vía.

Yo en el quinto largo

L.5 (IV) + L6 (IV): Mi turno abriendo la vía. El largo comienza en la base del espolón propiamente dicho. Estos dos largos me parecen magníficos con excelentes agarres y fáciles de proteger. Simplemente hay que disfrutar de los pasos que van saliendo solos. La quinta reunión la monté sobre una pequeña repisa (suficiente para los tres). La sexta está semiequipada con un parabolt y se hace en la base de un diedro.

L.7 (V): Poli vuelve a la cabeza de la cuerda. El diedro me parece un poco más exigente que lo que llevamos escalado hasta el momento, una vez superado se llega a una amplia terraza donde se monta la siguiente reunión.

L.8 (IV+) + L.9 (V): Poli decide que no escalará más en cabeza para que yo pueda realizar los dos últimos largos. Puesto que ellos llevan ya un par de días escalando decide dejarme a mi un largo más abriendo. Así pues es Tete quien se pone nuevamente por delante. La salida de la reunión está indicada con una flecha picada en la roca hacia la izquierda. Recuerdo un pasito al final del largo. El siguiente largo, el noveno, es desde mi punto de vista el más complicado. Más que dificil cuesta verlo, una vez visto sale bien.

L.10 (V) + L.11 (IV): No se si es porque iba de primero, pero el largo 10 es el que más me gustó de la vía. Un pasito delicado al principio, en que que nos tenemos que poner de pie sobre un estrecho pináculo, nos deja en una repisa. A partir de aquí se puede subir a la siguiente repisa por varios sitios. Yo escojo el que considero más interesante por una fisura ligeramente extraplomada pero llena de excelentes agarres y muy fácil de proteger. En esa segunda y amplia terraza esta la reunión, que está equipada con dos parabolts. El último largo continúa por un diedrillo que esta a la derecha de la reunión, hay un par de pasos y después la vía se hace muy imprecisa pero también muy sencilla. Yo monté la reunión donde me pareció oportuno antes de llegar a la carrasca que pone fin a la vía. No quise seguir subiendo por evitar el roce de la cuerda. Desde ese punto continuamos desencordados.

Tete entrando al que a mi me resultó el paso más complicado de la vía

La bajada desde la citada carrasca no tiene pérdida, solo hay que seguir los puntos rojos que marcan el camino de vuelta. Varios cables de acero  aseguran algunos pasos delicados. Los puntos rojos terminan cuando llegamos al Carreró que hay que bajar hasta su base y rodear la pared para volver por el camino de subida.

La bajada se nos hizo algo larga, pero cuando estábamos prácticamente en el coche vimos, junto a una furgoneta aparcada al lado de la nuestra, una mesa con litronas frescas, jamón, lomo, queso y pan. Parecía un sueño. De detrás de la furgo salió un chaval super majo que nos invitó a todo lo que veíamos. Insistió y nosotros que veníamos con hambre y sed no dudamos demasiado. Resulta que estaba esperando con todas estas viandas a un par de amigos y a su novia que estaban también escalando. Estuvimos un buen rato con él, y poco después de que llegaran sus amigos nos despedimos y nos fuimos porque por la noche teniamos planes.

Me he alegrado mucho de escalar finalmente el Espolón Central y creo que a pesar del ambientazo de la Pepsi, esta es una vía mucho más interesante en lo que a escalada se refiere. Metros y metros de excelente roca, algo difícil de encontrar en grados tan bajos, y una actividad general más completa con un acercamiento, pero sobre todo un descenso, más largos hacen de esta vía de escalada la más representativa del Puig Campana con razón.

Galería de fotos

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

No hay comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Integral tresmiles Sierra Nevada | Blog de montaña de Pels - […] amigos en Granada, Buitre y Poli, con los que he compartido un montón de actividades por montaña (escalada, esquí…
  2. Senderismo Alicante. Sella Puig Campana | El weblog de Pels - […] y llegamos a un collado desde el que vemos frente a nosotros la cresta dels Castellets y detrás el…

¡Anímate! Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This