Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Vía Ferrata Cagate Lorito

  • Vía
    ferrata
  • Distancia:
    1.84 km
  • Desnivel:
    274 m
  • Horario:
    2h 34min
  • Recorrido:
    De ida y vuelta
  • Dificultad:
    K6
  • Esfuerzo:
    Medio-bajo

La vía ferrata Cagate Lorito, situada en Sant Llorenç de Montgai en el Prepirineo de Lleida, es la vía ferrata más original que he escalado nunca. También la más dura y exigente, está graduada como K6 (extremadamente difícil), ósea la máxima dificultad que puede tener, al menos a día de hoy, una vía ferrata. Lo cierto es que ya se empiezan a oír propuestas de K7. En todo caso, cuando se inauguró en marzo de 2012 era la más difícil de España, hoy compite con alguna otra.

La tirolina de la Cágate lorito

Aunque disfruté mucho, creo que tiene más que ver con un parque de aventura o con una prueba de Ninja Warriors que con una actividad de montaña. No lo digo a modo de crítica, sin duda sus aperturistas además de conocimientos técnicos demuestran una buena dosis de ingenio, por no hablar del esfuerzo que supone subir hasta aquí todo el material y la propia instalación. Lo que ocurre es que a mi me gustan más otro tipo de actividades montañeras.

En este fin de semana de escapada a Pirineos, en el que en la jornada anterior subimos los 8 tresmiles de la Pica d’Estats, nuestra intención para hoy era escalar la vía Tánger en Els Collegats. Pero por motivos de última hora (que no vienen al caso) nos vemos obligados a cambiar de plan para poder llegar a Alicante lo antes posible. Después de barajar varias opciones nos decidimos por la vía ferrata Cagate lorito.

Esta no es una vía ferrata para todos los públicos, Cagate lorito es una vía para ferrateros con experiencia. Exige fuerza, técnica y aplomo. Así que antes de meterte en la vía valora tus posibilidades. Por lo que nos dijeron en el camping donde dormimos, durante los veranos todas las semanas sacan de aquí cordadas que se ven superadas por la dificultad de la vía.

Vía ferrata Cagate lorito. Sección primera

Originalmente terminaba en lo alto de la pared pero hace un par de años los aperturistas hicieron una ampliación con una segunda parte que conduce a través de varios destrepes a pie de vía. En todo caso al llegar arriba es posible abandonar por la senda original.

Vía ferrata Cagate lorito

Acceso

Desde Lleida subiendo por la C-13 antes de llegar a Camarasa hay que tomar un desvío a la izquierda en dirección a Sant Llorenç de Montgai. Unos 300 metros antes de esta población a mano izquierda sale una pista de tierra que conduce a una explanada bastante amplia donde se puede aparcar. Nosotros que hemos dormido en el camping La Noguera accedemos en sentido opuesto.

La nochecita en el camping ha sido intensa sobretodo para la pareja de la tienda de al lado cuyos gritos de pasión (ininterrumpidos durante horas) no nos han dejado descansar, no solo a nosotros, por la mañana es la comidilla de la zona donde hemos acampado.

Pero volvamos a la actividad.

En el aparcamiento coincidimos con un grupo de tres chicos que también van a la ferrata. Dos de ellos ya la han hecho así que nos indican cómo llegar, aunque el camino no ofrece dudas.

Aproximación

Desde donde hemos aparcado salimos en dirección oeste por un sendero que discurre por el lecho de un barranco. Un poco más adelante nos desviamos a la izquierda y cruzamos el barranco. Siguiendo la senda emprendemos una dura subida hasta las vías del tren, las cruzamos.

Primera travesía de la vía ferrata Cágate lorito

Algo más arriba algunos pasos están equipados con cadenas y después vemos enfrente a lo lejos, la pared por donde discurre la ferrata. Me llama la atención el enorme despliegue de material que incluso desde la lejanía es posible distinguir.

Llegamos al pie de vía y no tengo claro por donde debemos comenzar. Por suerte los chicos con los que hemos coincidido en el parking nos echan una mano.

Lo primero que encontramos son unas escaleras metálicas, aquí termina la vía ferrata. Unos metros más adelante está el inicio. Tiene una placa metálica donde está el nombre de la vía y la fecha de su inauguración.

La escalada

Primera parte

Comienzo escalando por delante de Óscar con idea de ir haciendo fotos, desde arriba siempre quedan mejor.

Nada más salir ya se ve lo que nos espera. La vía comienza con un desplome y es necesario usar la propia placa de la ferrata para hacer el primer paso. Cadenas, clavijas y mucho aleje entre grapas para entrar en calor.

Mis primeras sensaciones son malas. Hace calor, me sudan las manos y no llevo guantes así que me agarro con más fuerza de la cuenta. Pero tras este primer tramo la cosa cambia y me siento poco a poco más a gusto.

El extraplomo más exigente de la Cagate lorito

Seguimos con dos desplomes y un flanqueo a la izquierda que tiene un pasamanos y poca cosa para los pies.

Estamos en la antesala de las grandes dificultades de la Cagate Lorito. Las podemos ver algo más arriba a la derecha. Se trata de un desplome del que cuelga sobre el vacío una característica escalera con una campana al final. Para llegar tenemos que superar otro extraplomo y otro flanqueo, esta vez a la derecha. En el flanqueo hay una barra para las manos, para los pies nada.

Por fin tengo la escalera encima de mi cabeza. Antes de lanzarme a este extraplomo, el más duro de la vía, pienso en cómo lo voy a afrontar. No quiero perder tiempo a mitad del techo pensando que hacer y con los brazos a punto de estallar.

Me tomo un respiro, me fijo en las vistas hacia ambos lados de la pared sobre el valle del barranco Fondo y me pongo en marcha. Supero el extraplomo y me coloco en la escalera donde puedo relajar los brazos.

Tras la escalera hay un tramo vertical con un último desplome antes de llegar al punto más alto de la vía. A la derecha hay un puente tibetano que cruzamos. Ahora, bajando tenemos un péndulo que nos deja en el final de la primera parte donde está el buzón y el famoso loro de peluche. Es posible abandonar en este punto, nosotros, tras la foto de rigor continuamos.

El puente tibetano de la vía ferrata Cágate lorito

Segunda parte

La segunda parte de la vía ferrata Cagate Lorito comienza con una travesía a la derecha sobre unas pequeñas presas rojas. No es que sean muy grandes, pero es terreno cómodo para escaladores y nos desenvolvemos bien.

Descendemos unos metros, otra travesía a la izquierda y nos encontramos con una barra de bomberos. Si, en mitad de la pared una barra de 4 ó 5 metros por la que bajamos deslizando. La verdad es que acojona bastante pero es fácil y se frena bien.

Turno para la tirolina. Hay un cable con un contrapeso para recuperar la polea. Una vez recuperada me engancho los dos mosquetones que tiene al anillo ventral, me aseguro los dos del disipador a un cable que hay a la derecha y me dejo caer. Es mejor no dejar todo el peso en el arnés porque sino la velocidad es muy lenta y es posible que no lleguéis al final. Avisado por los chicos que vienen por detrás aguantó parte de mi peso con los brazos y llego sin problemas al final. Sin embargo, del otro grupo el último chico a dejado todo su peso en el arnés y tiene que emplearse a fondo para llegar al final de la tirolina.

Las cadenas colgantes de la Cágate lorito

Tras la tirolina hay unas grapas de bajada que nos conducen hasta dos barras colgadas de cadenas. Atravesarlas sin que se muevan demasiado requiere algo de pericia pero es fácil, eso sí, la visión con todo el vacío bajo los pies impresiona.

Otras grapas de bajada y otro péndulo. Este hay que pescarlo con una barra que cuelga de la pared y que en el extremo tiene un gancho para este fin. Es algo más largo que el anterior.

De nuevo bajamos por unas grapas hasta una escalera de cadenas flexible que requiere más técnica que fuerza y que nos deja prácticamente en el suelo. Únicamente queda un sencillo destrepe protegido con cable de vida que nos devuelve a la horizontal.

Regresamos al coche por el mismo camino de la aproximación.

Como habéis podido leer un auténtico circuito de aventura en el que tras superar una prueba viene otra similar o más dura, y con el aliciente del patio bajo los pies.

La verdad es que la ferrata Cagate Lorito nos ha sorprendido por el despliegue de material y por el ambiente. En todo caso es una actividad muy alejada de la idea que yo tengo de hacer montaña, parece algo más propio de un gimnasta o un acróbata. Teniendo esto presente, si la haces la vas a disfrutar.

Mapa de la ruta

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

¡Anímate! Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This