Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Siete picos y Montón de Trigo desde Cercedilla


Excursión senderista en solitario en la que ascendí las siguientes montañas de la Sierra de Guadarrama: Siete Picos (2.138 m), Cerro Minguete (2.026 m) y Montón de Trigo (2.161 m). La actividad la realice en la tarde/noche del viernes 14 de julio y la mañana del 15 e incluyó un bonito vivac en la cuerda de Siete Picos. A pesar de las altas temperaturas a las que estaba sometida prácticamente toda la península no pasé ningún calor, e incluso durante la noche la temperatura bajó hasta lo 10ºC, un lujo en esta época del año.

No tengo muchas oportunidades de visitar la Sierra de Guadarrama ya que las pocas veces que voy a Madrid son para visitar a familiares y amigos. Es cierto, que siempre que surge la ocasión no la desaprovecho. En esta, tenía que ir a recoger a mis hijos que estaban en casa de mi hermana. Había quedado para comer con ellos el sábado y por la tarde volveríamos a Alicante. Me organicé para salir un día antes, de este modo tenía una tarde y una mañana para hacer una actividad senderista.

Amanece en la Sierra de Guadarrama

La excursión elegida discurre por el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama un espacio natural protegido no tan afamado como otros de nuestra geografía, aunque supongo que será cuestión de tiempo que ocupe el lugar que merece porque es un lugar soberbio.

El viernes llegaba a Cercedilla a las 20:30 h y sin pérdida de tiempo, pues quería encontrar un lugar para el vivac antes de que oscureciera, me ponía en marcha hacía mi primer objetivo, la cuerda de Siete Picos.

Fue una ascensión rápida y en soledad que disfruté mucho. En realidad cuando estaba ya bastante arriba me adelantó un corredor de montaña que, igual que yo, prefería la tranquilidad de la tarde con su mágica luz al bullicio que me encontré por la mañana.

Senderismo Cercedilla – Siete picos – Montón de Trigo

Salgo de Cercedilla por un agradable senderillo que discurre junto a la carretera M-622 y a la vía del tren de cercanías que une esta localidad con el Puerto de Cotos. En una curva pronunciada a la izquierda cojo el GR-10 que se interna en una urbanización de chalets pero que abandono enseguida cruzando una puerta. Cruzar la puerta es como dejar atrás la civilización. El entorno cambia radicalmente y la pista se transforma en un bonito sendero conocido como Vereda de las Encinillas. El camino sube hasta un hermoso collado donde se cruza con otros. El lugar se conoce como Pradera de Navarrulaque y a mi llegada se encuentra bajo la preciosa luz del atardecer.

Apenas me entretengo pues la noche se echa encima y quiero llegar al cordal de Siete Picos antes de que esto ocurra. Tengo que encontrar un lugar para el vivac y nunca antes he estado por aquí, así que voy a ciegas.

Pradera de Navarrulaque

Abandono el GR-10 y tomo el PR-M 7 por la conocida como Senda de los Alevines. El camino es agradable. Paso por otra hermosa pradera frente a la cual se encuentra el Pico de Majalasna (1.934 m). En este lugar abandono el PR y me desvío buscando la cuerda de Siete Picos que veo frente a mí a la derecha.

Por fin llego a la cuerda y comienza mi búsqueda de un buen sitio donde pasar la noche. Paso junto a un lugar, bajo una enorme piedra, protegido con un murete de piedras y preparado para vivaquear que sin embargo ignoro. Se encuentra demasiado protegido y sin vistas. Ya que voy a dormir al raso, prefiero un lugar que me permita disfrutar de las estrellas y el horizonte.

Tras caminar un rato por la cuerda y cuando la noche ya es cerrada paso junto a una enorme piedra elevada y horizontal que me parece un lugar ideal para mis propósitos. Desde esta pequeña atalaya estaré protegido de los animales (me he cruzado con unas cuantas vacas que no me gustaría que me pisaran por error durante la noche) y la vista es excepcional. Al norte se extiende la meseta de Castilla León y al sur la ciudad de Madrid.

Preparo mi vivac, ceno y me meto en el saco para pasar la noche.

Vivaquear en el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama está permitido solo por encima de 2.100 m. Me encuentro solo unos metros más arriba aunque dudo que de haberlo hecho más bajo algún agente de la ley vaya a venir por aquí a pedirme explicaciones.

Despertando del vivac en siete picos

Paso una noche bastante buena, aunque a las 5 de la mañana me despierto sobresaltado por el ruido de un animal que pasa junto a mi. Abro un ojo y me encuentro una vaca justo debajo de mi promontorio rocoso. Vuelvo a cerrar el ojo hasta las 6:30 h cuando empieza a clarear. Disfruto del amanecer y del desayuno desde el calor del saco.

A las 7:00 h me pongo en marcha. No tardo en llegar a la cumbre de Siete Picos donde descubro que podía haber dormido allí. Aunque me gusta el lugar donde he pasado la noche, hubiera preferido hacerlo aquí, lo se para la próxima.

Una pequeña trepada me conduce al vértice geodésico. Tras un pequeño descanso destrepo por donde he subido y bajo dirección este hacia el Alto del Telégrafo (1.985 m), donde sin embargo no llego. Me desvío unos metros antes buscando una bajada hacia el famoso Camino Schmid.

Sigo este camino dirección oeste. La senda se dirige directamente al Cerro Ventoso (1.964 m) que se puede rodear por el sur siguiendo el camino que traímos o por el norte por la Senda de los Cospes. Me decido sobre la marcha por este último. Mi idea es llegar al puerto de la Fuenfría (1.792 m) y desde allí acometer la subida al Pico Montón de Trigo pasando antes por el Cerro Minguete.

Cuerda de Siete Picos

Según van pasando las horas me encuentro cada vez con más gente. Esto parece un asedio a la Sierra y contrasta radicalmente con la soledad de la que disfruté ayer por la tarde.

Por la Senda de los Cospes apenas camino 200 metros ya que la abandono dirección norte para coger el Carril del Gallo que me deja en la famosa calzada romana que atravesaba la sierra desde Cercedilla hasta Segovia. Este tramo coincide con el GR-10.1, una variante del GR por el que caminé en la jornada anterior.

Al llegar al Puerto de la Fuenfría abandono la calzada por una senda que sube dirección oeste, y que a través de un bosque de retorcidos pinos primero y posteriores piornos después, me deja en la cumbre de Cerro Minguete (2.026 m). Bajo al collado del mismo nombre dirección norte para acometer la última subida que me deja en el Pico de Montón de Trigo (2.161 m).

Disfruto de las vistas en compañía de varios grupos de personas que al igual que yo han subido hasta aquí. Me entretengo hablando con algunos de ellos que me cuentan lo que vemos desde aquí.

Cumbre del pico Montón de Trigo

Tras un rato en la cumbre emprendo la bajada, primero al collado de Cerro Minguete y luego (sin pasar por la cumbre del mismo nombre) al Puerto de la Fuenfría. Desde aquí tomo la conocida como Carretera de la República que es parte del GR-10. Ahora, más aún que antes, la sierra se encuentra atestada de gente, ciclistas de montaña, corredores, montañeros y senderistas hemos tomado la montaña. Por mi parte intento bajar de aquí lo más rápido posible, no me gustan las multitudes.

La pista que traigo me deja en la Pradera de Navarrulaque por donde pasé ayer por la tarde pero en lugar de bajar por donde subí me dirijo al Mirador de Vicente Aleixandre pasando antes por el reloj solar de Cela. Desde el mirador tomo la Senda de los Poetas, una senda con varios miradores que baja directa a Cercedilla.

La historia de este camino es curiosa. Nació con la intención de llamar la atención sobre la importancia de cuidar y proteger la Sierra de Guadarrama. Con esta idea se realizó en 1984 una ruta a la pradera de Navarrulaque donde se leyó un manifiesto en defensa de la Sierra de Guadarrama. Tras la muerte ese mismo año del poeta y premio Nobel Vicente Aleixandre, se pensó en otorgarle el nombre a un mirador en su honor.

Las marchas continuaron y se siguió leyendo un manifiesto que aunara respeto y amor por la cultura y la naturaleza.

La ruta reúne puntos clave que en su día inspiraron a nuestros poetas. Un recorrido con tintes de homenaje que discurre a través de buena parte del conocido como Valle de la Fuenfría. Además a lo largo de la ruta se pueden leer, picados sobre la piedra, poemas de distintos autores.

Senda de los Poetas

Continúo mi camino pasando por el Mirador-Posada de Luis Rosales. Este mirador lleva su nombre debido a los 25 años que este paso en Cercedilla y a que él mismo quiso que este fuera un lugar en el que meditar y admirar el paisaje.

Cerca ya de Cercedilla me desvío a la senda por la que ayer subí y que discurre paralela tanto la carretera M-622 como a las vías del tren. Siguiéndola llego a esta localidad donde termina mi ruta.

Han sido dos días de intensas experiencias conociendo nuevos lugares en la sierra donde tuve mis primeros contactos con la montaña pero que apenas conozco y a la que tanto me gusta venir. Espero no tardar en volver. ¡Hasta la próxima!

Resumen de la actividad

Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama

Ruta senderista circular desde Cercedilla pasando por Siete Picos, Cerro Minguete y Montón de Trigo

14-15 de julio de 2017

26,69 kilómetros

1.480 metros

8 h 30 min

Despejado. Temperatura agradable el viernes. Calor el sábado a partir de las 11:30h

Enlace al track en Wikiloc

Mapa de la ruta

Galería de fotos

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

¡Anímate! Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This