Páginas

El blog de montaña, escalada y fotografía 360 de Pels

Cresta La Munia – Troumouse


La actividad que os voy a contar a continuación es uno de los grandes recorridos pirenaicos a través del semicírculo que forma el circo de Troumouse. Se desarrolla por el filo de la cresta entre los abismos de Troumouse y Barrosa a una altitud comprendida entre los 2.900 y los 3.100 metros. Algunos de los pasos en la arista son estrechos, aéreos y delicados por lo que requieren experiencia y pie firme. Una vez terminada la arista tendremos que realizar, a la altura del pico Gerbats, una travesía, que aunque no tiene dificultades técnicas (ni siquiera se usan las manos para progresar), es muy expuesta. Tropezar, resbalar o perder el equilibrio significará ser catapultado al vacío ya que justo debajo tenemos un abismo de entre 400 y 600 metros verticales.

A lo largo de la actividad ascenderemos los siguientes picos:

  • La Munia (3.133 m).
  • Pequeña Munia (3.031 m).
  • Sierra Morena (3.090 m).
  • Pico de Troumouse (3.085 m)
  • Punta Aires (3.027 m). No incluido en el catálogo de los tresmiles. Según la web Los Cazafantasmas su prominencia es de 9’8 metros.
  • Pico Heid (3.022 m).
  • Petit Pic Blanc (2.957 m).

Cruzando un delicado nevero

Este es el orden que nosotros seguimos para realizar la cresta, si bien es posible hacerlos en sentido inverso. Y lo hicimos en este sentido después de leer las cinco razones que da Luis Alejos, en su libro “Pirineos guía de los 3.000 metros”, para hacerlo así. Las transcribo literalmente:

  1. Los pasos clave de la muralla se localizan mejor en sentido ascendente.
  2. Es preferible afrontar los neveros de la cara norte de madrugada.
  3. El corte de Sierra Morena se salva montando un rapel.
  4. Retornar al circo por el Col de Sède es la opción más rápida y cómoda.
  5. Es más agradable avanzar con el sol a la espalda.

Óscar y Javi antes de llegar al Pas del Gat

Debo hacer una apreciación a la razón número 3. Se supone que para bajar de Sierra Morena hay un clavo desde el que rapelar, sin embargo dicho clavo no existe desde hace ya algunos años. Nosotros íbamos sobre aviso pues lo habíamos leído en este blog y nos llevamos un par de clavos para montar otro rapel. No obstante no conseguimos meter ninguno en condiciones y decidimos destrepar. Un destrepe de III más delicado que difícil, que preferimos a rodear la base de la cima y que creo que fue mucho más rápido. Sabiendo esto, creo que si repitiera la volvería a realizar en el mismo sentido.

El Circo de Troumouse

En el Pas del Gat. Lidón detrás mío

En el Pas del Gat. Lidón detrás mío

El circo de Troumouse, donde se desarrolla la actividad, se encuentra en el departamento francés de Haute Pyrénées dentro del Parc national des Pyrénées, y es uno de los circos glaciares más bellos y extensos de los Pirineos. A pesar de estar a la sombra de su popular vecino, el Circo de Gavarnie, es frecuentado por senderistas ya que una carretera (de peaje) conduce hasta allí a cientos de turistas que disfrutan de sus prados por los que posible realizar cómodos paseos senderistas en un espectacular entorno. Además es fácil observar marmotas, muy abundantes en sus pedreras, buitres, alimoches, rebecos y con suerte algún quebrantahuesos (nosotros vimos uno).

De Alicante al circo de Troumouse

Para esta actividad nos juntamos Óscar, Javi, Lidón y yo. Salimos el viernes temprano desde Alicante ya que teníamos por delante 10 largas horas de viaje, que con la compañía no se hicieron muy pesadas. Una vez en Gèdre seguimos dirección a Gavarnie y a la salida del pueblo tomamos un desvío a mano izquierda en dirección Heas y Cirque de Troumouse. Tras pasar una cabina de peaje (5 € en 2016) continuaremos por una carretera de montaña que nos dejó en el albergue du Maillet donde nos alojamos dos noches.

Bajando de La Munia
Esa misma tarde nos acercamos al parking del circo, que está un poco más arriba del albergue, para ver la ruta que nos esperaba al día siguiente.

Cresta de la Munia

A las 6:15 de la mañana del sábado comenzamos la ruta en el aparcamiento del circo de Troumouse (2.095 m). Desde allí se sigue la senda parcialmente balizada con hitos que se dirige al lago de Aires. Antes de llegar al lago nos desviamos por un senderillo orientado hacia Dos Hermanas de Troumouse (inconfundibles formaciones rocosas) hasta llegar a la primera línea de muros rocosos. En este punto nosotros encontramos el primer nevero, que nos condujo a la entrada de un estrecho corredor. Subimos unos metros por la nieve y en un pequeño resalte nos calzamos los crampones. La nieve, aunque dura, estaba en buenas condiciones. Tras un delicado flanqueo el corredor gana en inclinación aunque baja el nivel de compromiso. Poco a poco la inclinación va disminuyendo hasta que llegamos a una barrera de roca de unos 8 metros fácil de superar (II).

Javi en plena cresta

Una vez arriba nos encontramos en un amplio plateau al fondo del cual vemos el collado de La Munia (2.853 m) donde nos dirigimos. A partir de este punto comienza la cresta y con ella las trepadas. Antes de llegar al primer pico de la jornada, La Munia, debemos superar el famoso Paso del Gato (II+), una placa fisurada que tiene más fama que otra cosa.

En la cumbre hicimos las fotos de rigor, tomamos algo rápido y continuamos hacia el segundo tresmil, la Pequeña Munia a la que llegamos tras un destrepe y otra sencilla trepada. De nuevo fotos en la cumbre y por el siguiente tresmil, Sierra Morena. Llegar a su cumbre también es sencillo pero a partir de ella comienzan las dificultades.

Croquis destrepe Sierra Morena

Croquis destrepe Sierra Morena

La bajada del pico Sierra Morena tiene una caída de unos 40 metros verticales. Primero hay que destrepar un tramo, hasta llegar a una terraza. Nosotros entramos mal a este destrepe (nos fuimos demasiado a la izquierda) y nos embarcamos en una zona con roca muy descompuesta, muy mala caída y con pasos de III+. Tras una travesía por fin llegamos a la famosa terraza donde se supone que hay un clavo para rapelar, pero como suponíamos allí no había nada. Tratamos meter uno pero no hubo manera. Echando la vista hacia abajo el destrepe tampoco parecía excesivamente complicado así que Óscar nos propuso hacerlo. Él fue delante, nos indicó y poco a poco descendimos este resalte de III más impresionante que difícil.

Una vez en el collado tenemos enfrente el pico Troumouse coronado por una pirámide de tubos. Dejamos el muro de Sierra Morena a nuestras espaldas y allí nos dirigimos. Otra paradita y seguimos adelante más tranquilos aunque aún tenemos que superar trepas con grandes precipicios. Pasamos por la Punta de Aires y al Pico Heid, último tresmil de la jornada.

Lidón bajando del pico Troumouse

Lidón bajando del pico Troumouse

La niebla sube desde el valle de Barrosa hasta el mismo filo de la cresta mientras que el circo de Troumouse está completamente despejado, el ambiente es magnífico. Pasamos junto al Petit Pic Blanc y a punto estamos de rodearlo. Finalmente subimos a su cumbre y justo al llegar las nubes del Barrosa se abren. Ha sido una suerte decidirse a subir. Otra parada con la sensación de tener la actividad en la palma de la mano aunque aún nos falta bordear el Pic de Gerbats para llegar al Col de la Sède.

Al pie del Gerbats cuesta encontrar el camino. Discurre entre el límite de la roca caliza y los esquistos atravesando varios embudos por lugares aparentemente imposibles. Nos encontramos en el Pas de Gerbats y la senda, muy poco marcada, es vertiginosa. No tiene dificultad técnica pero sí una gran exposición. La vista es sobrecogedora y el abismo espeluznante aunque grandioso. Es necesario tener experiencia y seguridad en uno mismo para atravesar este lugar. No quiero ni imaginar como será con una tormenta veraniega.

Junto a Javi en el Pas de Gerbats

Junto a Javi en el Pas de Gerbats

Por fin superamos el paso. Justo después paramos a comer y a comentar brevemente la pedazo de actividad que acabamos de hacer. Tras el descanso nos dirigimos al Col de la Sède y a partir de este punto cada uno fuimos a nuestro aire. Atravesar los prados de Troumouse se me hizo más largo de lo esperado pero a las 16:00h ya nos encontrábamos de nuevo en el parking observando toda la cresta que acabábamos de cabalgar frente a nosotros.

Por supuesto a la llegada al albergue y después de una reconfortante ducha, nos tomamos unas buenas cervezas y planificamos la actividad del día siguiente. Esta ha sido de las actividades que más he disfrutado últimamente, además nos juntamos un equipo excepcional. Con Óscar he hecho algunas actividades aunque pocas, con Javi era la primera y con Lidón he hecho ya un montón. Espero que volvamos a coincidir en breve.

Resumen de la actividad

Haute Pyrénées, Parc national des Pyrénées (Francia)

Cresta de la Munia / Troumouse

2 de julio de 2016

13,97 kilómetros

1.390 m

10 h 06 min

Cubierto por la mañana y despejando a lo largo de la jornada

Enlace al track en Wikiloc

Mapa de la ruta

Galería de fotos

En Panorámicas360 los comentarios de los lectores importan. Participa, muchas gracias.

2 Comentarios

  1. Un clásico de pirineos con un equipo excepcional

    • Muchas gracias por tu comentario Oskar.
      La verdad es que lo pasamos en grande. A ver si en septiembre hacemos otra.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cresta de la Pez o del Bachimala | Blog de montaña de Pels - […] El Puerto de la Pez es un collado que da paso al valle francés de Louron y desde él…

¡Anímate! Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This