Recibe cada nuevo artículo por correo electrónico.
No envío spam

Río Jándula en el Parque Natural Sierra de Andújar

Parque Natural Sierra de Andújar ¡Descúbrelo!

Senderismo en Jaén

El Parque Natural de la Sierra de Andújar es un espacio protegido situado en el extremo noroeste de la provincia de Jaén. Aquí vive la mayor población mundial del felino más amenazado del planeta, el lince ibérico (lynx pardinus). Con la excusa de intentar verlo he venido y aprovechando la escapada trataré de conocer algo de este santuario de vida salvaje.

Este rincón privilegiado del sur peninsular tiene los bosques mediterráneos mejor conservados de Sierra Morena y una biodiversidad excepcional, en cantidad y calidad. Entre los vertebrados destacan los más importantes de la fauna mediterránea: águila imperial ibérica, cigüeña negra, buitre negro y lince ibérico entre otros. El lobo, que campaba por aquí hace apenas 10 años se dio por desaparecido de este espacio natural en 2015, una auténtica pena.

Ayer estaba en el Parque Natural Sierra de Castril haciendo una exigente y completa ruta senderista, hoy descubriré el Parque Natural de la Sierra de Andújar y mañana por la mañana, después de un breve paseo por esta misma zona me vuelvo a casa. Como tengo poco tiempo quiero aprovechar al máximo.

Lo primero es ir al Centro de visitantes Viñas de Peñallana para que me den toda la información posible sobre rutas y lugares para ver fauna salvaje. Aunque Santi primo de mi gran amigo Poli, que ya ha visto lince en varias ocasiones (no te pierdas sus fotos en Instagram), me ha dado algunas pistas.

Ciervos bajo una encina en la Sierra de Andújar
Ciervos protegiéndose del sol bajo una encina

Como el Centro de visitantes no abre hasta las 10:00 de la mañana y son las 8:00, aprovecho para dar una vuelta por el pueblo de Andújar y de paso desayunar.

Andújar

Andújar es el municipio más grande de Jaén y el tercero más poblado. Su casco urbano mezcla un componente serrano con su tradición olivarera y la relación con el río Guadalquivir por el que está bañado.

Callejeo por el casco urbano junto a casas señoriales, edificios modernos y viviendas de arquitectura tradicional que conforman su paisaje. Luego me siento en una agradable terraza donde por un precio muy razonable desayuno.

Después de esta corta visita tomo la carretera A-6177 que cruza el parque natural de sur a norte para conocer su sierra, que es a lo que he venido.

Parque Natural Sierra de Andújar

Tras cinco kilómetros comienzo a divisar las primeras estribaciones de la sierra. Son cerros alomados donde se mezclan encinas y olivares aunque algo más adelante empieza a dominar la dehesa y los pinos tanto piñoneros como negrales.

Monte Mediterráneo. Parque Natural Sierra de Andújar
Monte Mediterráneo

Pasado el kilómetro 12 está el Centro de visitantes Viñas de Peñallana donde hago la primera parada.

El centro está muy bien acondicionado y la chica que me atiende muy preparada y profesional. Me da todo tipo de información para aprovechar al máximo mi corta visita.

Siguiendo su consejo comienzo mi ruta yendo a la Presa del Jándula que está junto al Poblado de la Lancha.

Para hacerlo continúo por donde venía tomando el segundo desvío a la derecha, una estrecha carretera (JH-5002) que cruza varias fincas privadas de caza y reses bravas.

En esta carretera y directamente desde el coche veo los primeros animales salvajes de este espacio natural. Se trata de tres ciervos, dos hembras y un cervato.

Por suerte, mi paso por la Sierra de Andújar ha coincidido con la floración primaveral y el campo está espléndido y lleno de intensos colores. El verde del suelo contrasta con el rojo de las amapolas, el amarillo, blanco y rosado de las jaras, y el morado de la lavanda y el cantueso. Se que verlo así no es habitual y me siento afortunado. Está espectacular.

Monte Mediterráneo junto al Mirador del Rey. Sierra de Andújar
Monte Mediterráneo en todo su esplendor

Después de unos 11 kilómetros por esta bonita carretera llego a un lugar llamado Los Escoriales, antigua instalación de procesado mineral que debe su nombre a la acumulación de escorias procedentes de la extracción del mineral.

En este punto comienza una ruta balizada conocida como sendero de los Escoriales que tiene una longitud de 9,5 km (ida). La ruta, que discurre por pista forestal de tierra también puede hacerse en coche. Puesto que tengo poco tiempo y ganas de conocer la mayor cantidad posible de este espacio natural decido hacerlo de este modo.

Sendero de los Escoriales

Círculo despacio por la pista de tierra para no perder detalle de cuánto me rodea. En la primera finca de toros de lidia junto a la que pasó, me llaman la atención unos bloques de granito esculpidos, que por lo que puedo leer en una señal son pesebres para alimentar el ganado. Este material es abundante en la zona y ha sido utilizado tradicionalmente en todo tipo de construcciones.

El paisaje se va haciendo menos adehesado y aunque continúa dominado por encinas, aparecen otros árboles como alcornoques, quejigos y perales silvestres. Además el matorral es cada vez más denso y junto a los arroyos aparecen árboles frondosos como fresnos.

Paso junto a unos sencillos miradores acondicionadas con techado y hago una parada para observar el entorno, y quién sabe quizá algún lince. Me entretengo casi una hora con los prismáticos pero no veo ningún animal, aunque no me extraña, hay casi 30°C e imagino que estarán protegidos en alguna sombra. Continúo mi camino.

Observando la fauna en un mirador de la Sierra de Andújar
Observando la fauna en un mirador de la Sierra de Andújar

Algo más adelante hago otra parada en el mirador del Jándula con igual suerte.

Dejó atrás el mirador y empiezo a descender hacia el embalse del Jándula. Antes de llegar paso junto a las ruinas del poblado de La Lancha construido a principios del siglo pasado para dar cobijo a los trabajadores que levantaron la presa.

Aquí vivían ya que las poblaciones más cercanas están lejos y no era posible su traslado diario. Aunque fue una pequeña ciudad, con lujos como luz eléctrica, alcantarillado o agua potable (comodidades con las que no contaban muchas poblaciones serranas), su vida fue de apenas 4 años.

Algo más abajo está el embalse del Jándula, Bien de Interés Cultural construido con granito de la zona.

Sendero Mirador del Rey

Aparco junto al embalse. Aquí empieza el cortísimo sendero Mirador del Rey.

Nada más empezar veo a mi izquierda una bonita pared de granito y observando más detalladamente veo está equipada con parabolts. Después de buscar información, descubro que tiene tres sectores con 25 vías de escalada de hasta 80 metros.

Sigo mi camino y en apenas 15 minutos llego al mirador desde donde al rey Alfonso XIII le mostraron el avance de las obras de la presa en 1922.

Presa del río Jándula. Sierra de Andújar
Presa del río Jándula desde el Mirador del Rey

Las vistas, no solo del embalse también del río encajonado entre roquedos, son magníficas.

Tras el corto paseo vuelvo por donde he venido.

La mañana ha dado de sí y he conocido una pequeña parte de la Sierra de Andújar dominada por cotos y dehesas. Ahora vuelvo a la A-6177 desde donde me dirijo al Santuario de la Virgen de la Cabeza.

Durante el trayecto en coche veo un gran lagarto ocelado de intenso color verde y un rebaño de ciervos refugiado del calor bajo una gran encina.

Santuario Virgen de la Cabeza

Antes de hacer la siguiente ruta me acerco al Santuario de la Virgen de la Cabeza. Al llegar me llama atención que parece haya habido una batalla campal. Todo se debe a la peregrinación que tuvo lugar hace 4 días y cuyo festejo se alargó hasta ayer mismo.

Junto al Santuario hay un poblado donde se encuentran las casas de las hermandades que realizan la romería. También hay bares y restaurantes, aunque hoy solo uno está abierto. Ahí me dirijo para tomar una cerveza y algo de picar y confraternizo con un paisano que me da todo tipo de detalles sobre la reciente romería.

Cuenta la leyenda que un pastor, llamado Juan Alonso de Rivas, se encontraba cuidando del ganado cuando comenzó a ver unas extrañas luces en lo alto de un cerro y a oír el sonido incesante de una campana. Subió a la cima del monte para ver qué ocurría y encontró una imagen de la Virgen de la Cabeza. Tras sanar un brazo que tenía impedido, le dijo que le construyeran una ermita en el cerro del Cabezo. Esto ocurrió en la noche del 11 al 12 de Agosto de 1227.

Para conmemorar este hecho, el último fin de semana de Abril, cuando la sierra está en todo su esplendor se celebra la romería de la Virgen de la Cabeza, a la que acuden miles de peregrinos vestidos a la andaluza, unos a pie y otros a caballo o en carretas.

Las actividades comienzan la tarde del jueves con una ofrenda floral a la Virgen de la Cabeza, que se lleva a cabo después de una procesión por las calles de Andújar. El viernes se realiza el paseíllo de caballos y otros actos culturales que culminan con la recepción oficial de cofradías llegadas desde todos los lugares del país. El sábado parten romeros en carreta o a caballo, desde muy temprano, hacia el Real Santuario de la Virgen de la Cabeza. Una vez en el lugar las peñas pasan la noche en las carretas o tiendas de campaña.

El domingo es el día grande. Por la mañana se realiza el traslado de la imagen para presidir la misa al aire libre, tras la cual comienza una emotiva procesión. Alrededor de la Virgen hay bailes, canciones, vitoreos y escenas de fervor en homenaje a la “Reina de Sierra Morena”.

Me despido del paisano que me ha contado todos estos detalles y con el que tan a gusto he pasado el rato, y abandonó el lugar para ir al área recreativa El Jabalí desde donde voy a hacer otra pequeña excursión.

Sendero Área recreativa El Jabalí – Encinarejo

Dejo el coche en el área recreativa El Jabalí situada en el kilómetro 27 de la carretera A-6177.

Voy a realizar un corto paseo (6,4 km ida y vuelta) que además de estar señalizado por el parque natural, coincide con el GR-48, un sendero de gran recorrido que tiene su inicio en la localidad de Barrancos (Alentejo portugués) y finaliza en Santa Elena (Parque Natural de Despeñaderos). Es una ruta balizada que cruza Sierra Morena de oeste a este y está perfectamente balizada.

Senderismo en la Sierra de Andújar
Senderismo en la Sierra de Andújar

Cruzo la carretera y camino entre esta y una verja que atravieso 800 metros después por una puerta habilitada a tal fin. Estoy en una finca que pertenece al Organismo Autónomo de Parques Nacionales llamada Monte Lugar Nuevo.

La ruta baja por un cortafuegos para desviarse a la derecha en un pinar que poco a poco cede espacio a romeros, acebuches y lentiscos de gran tamaño. También veo perales silvestres o piruétano (pyrus bourgaeana) y sobretodo encinas.

Al igual que esta mañana, disfruto de los magníficos colores del campo. Son jaras y cantuesos florecidos tras las recientes lluvias.

Bajo hacia el valle del Jándula. Grandes rocas de granito, conocidas como bolos o berruecos, son cada vez más abundantes.

Estoy en el terreno del lince aunque de momento solo he visto un ciervo macho al que parecía importarle poco mi presencia.

Ciervo en el Parque Natural de la Sierra de Andújar
Ciervo en el berrueco

Tras un fuerte descenso por una senda que a ratos tiene incluso escalones, cruzó otra cancela y llego al río Jándula. Enfrente está el poblado del Encinarejo.

La orilla del Jándula es un bello lugar en el que contrastan ecosistemas de ribera y dehesa. Quedó absolutamente impresionado por este sitio y decido ir a por el coche y volver de nuevo aquí para quedarme hasta que anochezca (se puede llegar hasta aquí por una pista forestal).

Tras volver sobre mis pasos y traer el coche, me siento con los prismáticos en una roca a la orilla del río. Aquí paso casi 3 horas hasta que se hace de noche cerrada.

Por la mañana vuelvo nuevamente a este lugar pues me parece idóneo para ver fauna. Antes de las 6 de mañana ya estoy aquí y gracias a eso puedo ver un montón de animales.

En total durante este día y medio he visto:

  • Aves: muchísimos rabilargos, abejarucos, varios ejemplares de martín pescador en plena faena realizando espectaculares picados en el río, oropéndolas, abubillas, ruiseñores, un águila imperial ibérica y muchos páridos.
  • Reptiles: varios galápagos leprosos calentándose en las piedras del río, lagartija ibérica y lagarto ocelado.
  • Mamíferos: varios ciervos, entre otros un macho bañandose en el río, dos cabras monteses, una pareja de nutrias jugando y cazando. Solo por esto ya habría merecido la pena la espera, pero además tengo la suerte de que cuando me dispongo a irme veo de refilón un lince caminando tranquilo hasta situarse detrás de una gran arboleda. Son apenas 4 segundos, pero son suficientes para emocionarme.

Con pena por tener que irme, pero muy contento por lo afortunado que he sido me vuelvo a casa. Muchas cosas han quedado pendientes así que volveré.

Mapa de la ruta

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Bajo
Duración de la actividad Duración 20 min + 2h
Distancia Distancia 1,13 + 6,8 km
Desnivel Desnivel 44 + 232 m
Dificultad Dificultad Baja
Tipo de ruta Ruta De ida y vuelta
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Sierra Morena
Lugar donde se realizó la actividad Sierra de Andújar
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Despejado. Temepraturas altas
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Resumen de la actividad

Nivel de esfuerzo Esfuerzo Bajo
Duración de la actividad Duración 20 min + 2h
Distancia Distancia 1,13 + 6,8 km
Desnivel Desnivel 44 + 232 m
Dificultad Dificultad Baja
Tipo de ruta Ruta De ida y vuelta
Entorno y medio
Zona donde se realizó la actividad Sierra Morena
Lugar donde se realizó la actividad Sierra de Andújar
Zona natural protegida Espacio natural protegido
Tiempo durante la actividad Despejado. Temepraturas altas
Descargar ruta en Wikiloc Ver en Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.